Publicado 19/07/2020 13:49CET

EEUU.- Los manifestantes incendian la sede de la Asociación de Policías en una nueva noche de protestas en Portland

EEUU.- Los manifestantes incendian la sede de la Asociación de Policías en una n
EEUU.- Los manifestantes incendian la sede de la Asociación de Policías en una n - 2020 GETTY IMAGES / MASON TRINCA

Las autoridades locales y la oposición denuncian el "secuestro" de manifestantes por parte de agentes federales no identificados

MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los manifestantes han prendido fuego durante la pasada noche a la sede de la Asociación de Policías de Portland tras más de 50 noches de protestas en la ciudad contra el racismo y la brutalidad policial.

Las autoridades municipales y la oposición demócrata a nivel federal han criticado en cualquier caso la intervención de fuerzas paramilitares no identificadas para detener a "anarquistas".

"Este acto ha sido declarado como 'disturbio'. Desplácense hacia el este ya. Si no se desplazan hacia el este serán detenidos o se hará uso de la fuerza con munición de control de multitudes. Abandonen ya la zona", advirtió la Oficina de Policía de Portland antes de cargar contra los manifestantes en la noche del sábado.

Entonces, varios de los participantes en la protesta entraron en la sede de la Asociación de Policías de Portland y prendieron fuego al edificio, según ha informado la Policía. El fuego fue extinguido posteriormente.

Las protestas están lideradas desde hace dos meses por el Frente de Liberación Juvenil PNW, una organización que se define como descentralizada y "dedicada a la acción directa". Entre sus demandas, la abolición de la Oficina de Policía de Portland.

En un segundo punto de protesta, junto a la sede de las instituciones federales, en el centro de Portland, los manifestantes han desmantelado una valla metálica levantada como barricada para defender estos inmuebles. La valla había sido desmontada también el viernes y levantada de nuevo el sábado.

Unas horas antes, la Policía de Portland anunciaba que no colaboraría con el centro de mando instalado después de que agentes federales enmascarados y no identificados detuvieran a varias personas que participaban en las protestas contra el racismo y la brutalidad policial. Varias calles fueron cortadas por los manifestantes y la Policía respondió con gas lacrimógeno.

En la noche del viernes hubo cooperación federal y local para dispersar las protestas, pero los agentes federales "actuaron bajo su propia supervisión y dirección", explica la Policía de Portland.

"REPÚBLICA BANANERA"

Este sábado, la fiscal de Oregón, Ellen Rosenblum, y el fiscal federal para el estado, Billy Williams, presentaron sendas denuncias dirigida no solo contra el departamento de Seguridad Nacional que dirige provisionalmente el antiguo 'lobbiysta' Chad Wolf, el elegido del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sino también contra el servicio de Marshals de Estados Unidos y otras agencias federales.

El motivo es la constatación de detenciones extrajudiciales registradas durante los últimos dos días realizadas por individuos con uniforme militar en furgonetas sin identificación a las órdenes del Departamento de Seguridad Interior.

En este sentido, la gobernadora de Oregón, Kate Brown, y el alcalde de Portland, Ted Wheeler, han pedido explicaciones a las autoridades federales y han exigido la retirada de las fuerzas federales. "Los gobiernos autoritarios, no las repúblicas democráticas, envían a agentes no identificados tras los manifestantes", ha publicado en twitter el senador por Oregón, el demócrata Jeff Merkley.

Este mismo sábado la presidenta de la Cámara de Representantes y portavoz del Partido Demócrata en la misma, Nancy Pelosi, ha publicado un comunicado conjunto con el miembro de la Cámara por Portland Earl Blumenauer.

"El mes pasado la Administración empleó gas lacrimógeno contra manifestantes pacíficos en Washington DC. Ahora hay vídeos que muestran el secuestro de manifestantes en coches no identificados en Portland, todo con la intención de inflamar las tensiones para su propio beneficio (...). Vivimos en una democracia, no en una república bananera", han reprochado.

El Gobierno estadounidense ha explicado que estas detenciones son una especie de operación piloto destinadas a combatir grupos anarquistas violentos y antifascistas supuestamente aparecidos a raíz de las protestas contra el racismo y la brutalidad policial de las últimas semanas, según el subsecretario en funciones de Seguridad Nacional, Ken Cuccinelli.

Las protestas comenzaron tras la muerte el 25 de mayo de George Floyd durante una violenta detención en Mineápolis. Floyd murió tras pasar casi nueve minutos con el cuello aprisionado contra el suelo bajo la rodilla de un policía. La muerte de Floyd provocó una ola de protestas a nivel mundial contra la violencia policial y el racismo. El 10 de julio en Portald murió tiroteada una joven afroamericana, Shai'India Harris.