EEUU/México.- Los presidentes EEUU y México se comprometen a reforzar la cooperación contra el crimen

Actualizado 03/04/2012 17:34:00 CET

WASHINGTON (Reuters/EP)

El presidente mexicano, Felipe Calderón, ha afirmado que la violencia generada por el tráfico de drogas seguirá imbatible en su país a menos que se frene el tráfico de armas desde Estados Unidos, mientras que el mandatario estadounidense, Barack Obama, ha prometido cooperar más estrechamente con el país vecino en la lucha contra el narcotráfico.

En una rueda de prensa conjunta ofrecida este lunes en la Casa Blanca tras concluir la Cumbre de Líderes de América del Norte, Obama ha reconocido la responsabilidad de frenar la demanda de drogas en Estados Unidos y ha dicho que la coordinación con México en el combate de este delito está alcanzando su mejor momento.

"Tenemos una responsabilidad en asegurarnos de que no sólo las armas sino grandes cantidades de dinero no fluyan a México, y obviamente el presidente Calderón toma muy seriamente su responsabilidad de hacer cumplir efectivamente la ley dentro de México", ha agregado Obama en la conferencia de prensa, en la que también participó el primer ministro canadiense, Stephen Harper.

Por su parte, Calderón ha admitido que es improbable que las leyes sobre armas de Estados Unidos sean ajustadas en plena carrera hacia las elecciones presidenciales del 6 de noviembre, en las que Obama buscará la reelección. "Entiendo los problemas internos desde el punto de vista político", ha indicado Calderón en alusión también al derecho a portar armas consagrado en la Constitución de Estados Unidos, pero ha alertado de que si no se detiene el tráfico de armas a México, la violencia en este país latinoamericano no cesará. Ha destacado que hay más de 8.000 tiendas de armas a lo largo de la frontera entre los dos países.

Las luchas territoriales entre cárteles mexicanos se han extendido, mientras que la creciente violencia ha minado la confianza en las fuerzas de seguridad mexicanas. Los enfrentamientos entre el crimen organizado y las autoridades han originado más de 50.000 muertos desde que Calderón lanzó una ofensiva militar contra la delincuencia a fines de 2006.

Obama ha recordado que los ministros de Defensa de México, Canadá y Estados Unidos se reunieron la semana pasada como grupo por primera vez, y ha afirmado que coordinarán sus esfuerzos "más cercanamente que nunca" para combatir el tráfico de narcóticos.

Los cárteles de la droga serán un tema principal a abordar por los líderes internacionales en la Cumbre de las Américas, que se llevará a cabo en el balneario colombiano de Cartagena a mediados de este mes. El presidente estadounidense ha indicado que el tráfico de drogas supone una grave amenaza, especialmente para América Central.

"Si empezamos a dejar un espacio cada vez más grande para que ellos (los cárteles) tomen control de porciones importantes de la economía, si están socavando las instituciones, eso va a golpear nuestra capacidad para hacer negocios en esos países", ha alertado Obama.