Actualizado 27/10/2011 21:32 CET

EEUU/México.- La violencia en México ha llegado hasta cotas nunca antes alcanzadas, según la Declaración de Ginebra

GINEBRA, 27 Oct. (Reuters/EP) -

La Declaración de Ginebra sobre Violencia Armada y Desarrollo, una organización creada en 2006 a instancias de Suiza y del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ha explicado este jueves en un informe que la guerra contra el narcotráfico en México ha llegado hasta cotas nunca antes alcanzadas, lo que ha provocado más violencia y un deterioro en las relaciones con Estados Unidos.

Esta entidad señala que la decisión del presidente mexicano, Felipe Calderón, de desplegar al Ejército para luchar contra los cárteles no ha tenido tan buenos resultados como asegura el mandatario, ya que ha provocado un daño al apoyo a su Partido de Acción Nacional (PAN) y ha provocado enfrentamientos con Estados Unidos.

"Algunas ciudades y regiones mexicanas sufren de extraordinarios niveles de violencia, muchos más altos que en zonas de guerra", asegura el documento. "El Gobierno mexicano ha declarado la guerra a los narcotraficantes, con resultados ambiguos. Mientras los cárteles de la droga se han debilitado y se han dividido, las luchas resultantes y los ajustes de poder han provocado aún más episodios de violencia abierta", explica.

El informe explica que los actos de violencia se han vuelto más organizados y tienen carácter paramilitar, como las decapitaciones, mutilaciones, ejecuciones en masa o torturas extremas. Desde que Calderón asumió el poder en 2006, 44.000 personas han muerto.

Además, las relaciones entre Estados Unidos y México se ha visto deterioradas, después de que Calderón asegurase que el 90 por ciento de las armas que utilizan los cárteles proviene de Estados Unidos. El presidente mexicano pidió que el Congreso norteamericano reinstaurase una ley que expiró en 2004 que prohibía la venta de armas de asalto.

El experto en armas Keith Krause, uno de los autores del texto, aseguró que solo se pudo probar que el 30 por ciento de las 100.000 armas confiscadas en México procedían del norte de la frontera. De estas, el 80 por ciento se habían fabricado en Estados Unidos, aunque esto no quiere decir que todas viniesen de este país.

Krause señaló que el material incautado y las fotografías de los arsenales de granadas y lanzacohetes indican que las armas podrían proceder de otros mercados, como Guatemala, o del propio México.

Según el informe, 526.000 personas mueren de manera violenta cada año en el mundo, aunque 55.000 de ellas fallecen en un conflicto o en un acto terrorista. Por otra parte, unas 200.000 personas murieron en las zonas de conflicto por causas indirectas como la malnutrición o enfermedades evitables.