Publicado 13/12/2020 06:21CET

EEUU.- Pelosi pide dimitir al secretario de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos por encubrir un caso de acoso sexual

10 December 2020, US, Washington: US House Speaker Nancy Pelosi speaks during her weekly press conference at the United States Capitol. Photo: Michael Brochstein/ZUMA Wire/dpa
10 December 2020, US, Washington: US House Speaker Nancy Pelosi speaks during her weekly press conference at the United States Capitol. Photo: Michael Brochstein/ZUMA Wire/dpa - Michael Brochstein/ZUMA Wire/dpa

Las seis organizaciones de veteranos estadounidenses han pedido dimitir a Wilkie

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

La líder del Partido Demócrata en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, se ha unido este sábado a las voces que piden la dimisión del secretario de Asuntos de Veteranos del Gobierno Federal, Robert Wilkie, por presuntamente encubrir un caso de acoso sexual.

Los hechos habrían ocurrido en septiembre de 2019 cuando la oficial de reserva de la Marina Andrea Goldstein informó al departamento gubernamental de que un contratista del hospital de veteranos de Washington "pegó el cuerpo" contra el suyo y le dijo que parecía necesitar una sonrisa y "un buen rato".

En un informe realizado por la Inspección General de la Oficina de Veteranos que llevó a cabo la investigación, de la que se hace eco Fox News, se asegura que Wilkie desacreditó a Goldstein asegurando que era una "quejica en serie" y que intentaba despreciar la institución.

En otro email, el secretario para Asuntos de Veteranos aseguraba que Goldstein era "un peón" de un plan mayor de los demócratas para crear "un espectáculo".

El acusado no recibió ninguna denuncia por lo sucedido debido a la falta de testigos.

PETICIONES DE DIMISIÓN

Las seis principales organizaciones de veteranos de Estados Unidos ya han pedido la dimisión de Wilkie, un clamor al que se han unido varios políticos entre ellos Pelosi.

La líder demócrata ha asegurado en un comunicado que Wilkie "se vio envuelto en una extremadamente preocupante campaña de encubrimiento de un asalto sexual contra una veterana" y que fue cómplice de "la continuación de una cultura que tolera esta epidemia".

En un comunicado, Wilkie se ha defendido diciendo que las acusaciones son falsas y que el Inspector General no pudo probar que ningún empleado hubiera violado ninguna norma.

En contestación a esto, el Inspector General de la oficina de veteranos ha señalado que el hecho de que no se hayan perseguido cargos criminales no quiere decir que el caso no estuviera "sustanciado".