Publicado 05/09/2015 3:06:33 +02:00CET

EEUU presionó a Pérez Molina para apoyar la investigación que acabó en su renuncia

CIUDAD DE GUATEMALA, 5 Sep. (Reuters/EP) -

Estados Unidos presionó al expresidente Otto Pérez Molina para que respaldara una investigación anticorrupción en Guatemala que terminó costándole esta semana su propio puesto, según han afirmado funcionarios del país centroamericano.

Desde inicios del año, Washington abogó por renovar el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), patrocinada por Naciones Unidas para apuntalar el débil sistema de justicia local.

Después de varias reuniones con altos cargos estadounidenses y en medio de masivas protestas en las calles, Pérez Molina aceptó reticente en abril extender la operación de la CICIG por dos años y después purgar su equipo de colaboradores bajo sospecha de corrupción, empezando por su ex vicepresidenta Roxana Baldetti.

Sin embargo, en un dramático desenlace de la crisis política, la Comisión acabó acusando a Pérez Molina de liderar una trama corrupta que cobraba sobornos por importar mercancías defraudando al fisco, avivando un escándalo que lo forzó el miércoles a renunciar.

En las reuniones entre el expresidente y altos cargos de Estados Unidos, que incluyeron al embajador estadounidense Todd Robinson, el gobierno de Barack Obama ejerció su influencia condicionando su respaldo al plan "Alianza para la Prosperidad", según han informado dos fuentes gubernamentales de Guatemala a la agencia de noticias Reuters.

Ese ambicioso proyecto de 20.000 millones de dólares fue propuesto por Guatemala, Honduras y El Salvador para revitalizar sus economías y frenar crisis migratorias como la del año pasado. Pérez Molina fue el principal impulsor. La información fue confirmada de manera independiente por otro funcionario que también estuvo al tanto de las charlas.

"Pidieron sacar a los que estaban señalados por corrupción, pero de forma escalonada, para evitar una imagen de colapso del Gobierno. El objetivo era calmar a la gente para poder celebrar las elecciones", ha explicado una de las fuentes.

Varios ministros, incluyendo Interior, Energía y Ambiente, dimitieron el 21 de mayo. El 2 de junio renunció el secretario de la presidencia y prometido de la hija del expresidente, Gustavo Martínez Luna, quien un mes después fue acusado de participar en una red de tráfico de influencias.

Pérez Molina está ahora en prisión preventiva esperando un proceso, en un caso que llevó a detener antes a Baldetti, quien está a la espera de juicio. Tanto Pérez Molina como Baldetti aseguran ser inocentes.