EEUU realizará una nueva investigación en su Embajada en La Habana

La bandera de EEUU en la Embajada de La Habana
REUTERS
Actualizado 10/01/2018 8:55:55 CET

   WASHINGTON, 9 Ene. (Reuters/EP) -

   El Gobierno de Estados Unidos no enviará todavía de regreso a su personal a la Embajada en La Habana, ha informado este martes un funcionario estadounidense a Reuters, en medio de las preocupaciones de Washington por supuestos ataques acústicos que dice han perjudicado la salud de decenas de sus diplomáticos.

   De hecho, según un alto funcionario del Departamento de Estado, el secretario de Estado, Rex Tillerson, va a solicitar una nueva investigación de alto nivel sobre los daños que Washington denuncia que han sufrido diplomáticos en su Embajada por ataques a la salud inexplicados.

   Tillerson ha decidido convocar una Junta de Revisión de Responsabilidades, un equipo especial que evalúa los casos en los que el personal diplomático o instalaciones estadounidenses resultan dañados en el extranjero, ha informado el secretario de Estado adjunto en funciones para el Hemisferio Occidental, Francisco Palmieri, durante una audiencia en el Senado.

   La nueva investigación se sumará a las que ya está llevando a cabo el Gobierno estadounidense, incluida la que está realizando el FBI. El Gobierno cubano ha negado estar implicado en los incidentes que, según Washington, han provocado lesiones a 24 diplomáticos y familiares, y está realizando su propia investigación.

   Tres representantes del Departamento de Estado tienen previsto testificar este martes en la audiencia presidida por el senador republicano Marco Rubio, un cubano-estadounidense que se ha caracterizado por sus fuertes críticas al Gobierno comunista de Cuba.

   El presidente estadounidense, Donald Trump, ha dicho que La Habana tiene responsabilidad en problemas de salud de sus diplomáticos y familiares aunque Washington no ha acusado formalmente al Gobierno cubano. Una comisión de investigación, que incluye a expertos cubanos y del FBI, no ha encontrado prueba alguna de los presuntos "ataques sónicos" contra el personal diplomático estadounidense.

   Washington dice que sus empleados han sufrido pérdida de audición, mareos, fatiga y problemas cognitivos. Estados Unidos recortó en septiembre casi al mínimo su personal en Cuba.

   La Embajada estadounidense en La Habana reabrió en 2015 como parte del acercamiento entre el exmandatario demócrata Barack Obama y el presidente cubano, Raúl Castro, después de más de cinco décadas de hostilidad. Ambos antiguos enemigos de la Guerra Fría restablecieron formalmente relaciones diplomáticas en julio de 2015.

   Sin embargo, las relaciones con Cuba se han tensado desde que Trump llegó a la Casa Blanca hace casi un año, ya que el líder republicano considera que Obama hizo demasiadas concesiones a La Habana. Trump revirtió parcialmente algunas medidas aprobadas tras el acercamiento, como los viajes de estadounidenses y el comercio.

Para leer más