Publicado 03/08/2021 18:07CET

EEUU rechaza el plan de la junta militar de Birmania para celebrar elecciones en dos años y aboga por ejercer presión

Archivo - Un hombre pisa carteles con la cara del jefe del Ejército de Birmania, Min Aung Hlaing.
Archivo - Un hombre pisa carteles con la cara del jefe del Ejército de Birmania, Min Aung Hlaing. - CARL COURT - Archivo

MADRID, 3 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Estados Unidos han rechazado el plan de la junta militar birmana para celebrar elecciones en un periodo de dos años y han pedido a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) que aumenten la presión sobre el Ejército.

Un alto cargo del Gobierno estadounidense ha calificado el anuncio realizado por la junta como un "llamamiento a la ASEAN para que tome medidas al respecto" dado que la junta "simplemente está alargando el tiempo en su propio beneficio".

"Todo esto son motivos por los que la ASEAN tiene que comprometerse con los términos acordados y a los que también ha accedido Birmania", ha aseverado.

Por su parte, Stephane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, António Guterres, ha lamentado que la decisión de los militares "no apunta a una buena dirección". "Nos desplaza lejos de lo que hemos estado pidiendo, que es el regreso a la democracia y la liberación de los presos políticos, además de la detención de la violencia", ha aseverado.

Para él, la situación en el país sigue siendo "precaria" y está empeorando a medida que avanza la pandemia de coronavirus, con las implicaciones que ello supone para la "estabilidad a nivel regional".

El jefe de la junta militar birmana, Min Aung Hlaing, prometió el domingo que el país celebrará elecciones en un plazo de dos años, antes de agosto de 2023, lo que implica la extensión del régimen militar que comenzó el 1 de febrero con un golpe que provocó la salida de Aung San Suu Kyi del poder.

Así, señaló que el estado de emergencia se levantará en un periodo similar, si bien se ha mostrado dispuesto a trabajar con la ASEAN. Sus palabras llegaban seis meses después de la asonada militar y alargan el gobierno de la junta, previsto en un inicio para un periodo de un año, tal y como anunciaron los propios militares tras el golpe.