Publicado 07/12/2021 06:00CET

EEUU.- El republicano Devin Nunes renuncia al Congreso de EEUU para dirigir la nueva empresa mediática de Trump

Donald Trump.
Donald Trump. - MICHAEL ZARRILLI/GETTY IMAGES

LOS ÁNGELES, 7 Dic. (DPA/EP) -

El congresista republicano californiano Devin Nunes ha renunciado al Congreso de Estados Unidos para asumir la dirección de Trump Media & Technology Group (TMTG), la nueva empresa de medios de comunicación del expresidente estadounidense Donald Trump.

Nunes dejará así la Cámara de Representantes y comenzará su nuevo papel como director general de TMTG en enero de 2022, según ha anunciado la compañía este lunes en un comunicado.

Trump, que es presidente de TMTG, ha manifestado al respecto que "el congresista Devin Nunes es un luchador y un líder" por lo que será un "excelente consejero delegado" de la nueva empresa.

"Devin entiende que debemos impedir que los medios de comunicación liberales y las grandes tecnologías destruyan las libertades que hacen grande a América. América está preparada para 'Truth Social' --la nueva red social que impulsara-- y el fin de la censura y la discriminación política", ha apuntado también el exmandatario.

Por su parte, Nunes ha reivindicado que "ha llegado el momento de reabrir Internet y permitir el libre flujo de ideas y expresión sin censura". "Estados Unidos hizo realidad el sueño de Internet y será una empresa estadounidense la que restaure tal sueño", ha defendido

Trump anunció en octubre que quería fundar una red social alternativa llamada 'Truth Social' que estaría bajo el paraguas de la mencionada compañía de medios de comunicación con el objetivo declarado de plantar cara a lo que el expresidente denomina la "tiranía" de las grandes compañías tecnológicas.

La entrada de Trump en los nuevos medios de comunicación se produce como respuesta a su expulsión de las plataformas de redes sociales, como Twitter, Facebook y Youtube, que bloquearon sus cuentas en enero, poco antes de que terminara su único mandato presidencial.

El detonante fue el asalto al Capitolio de Estados Unidos por parte de partidarios de Trump el 6 de enero, y el hecho de que el entonces presidente expresara su simpatía por los atacantes. Además, Trump sigue difundiendo afirmaciones totalmente infundadas de que la victoria demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre de 2020 fue "robada".