Actualizado 04/11/2012 11:00:17 +00:00 CET

EEUU.- Los republicanos luchan por mantener su mayoría en la Cámara y los demócratas, en el Senado

El 6 de noviembre se elegirá a los congresistas, 33 senadores, varios gobernadores y cientos de cargos públicos

NUEVA YORK, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Partido Republicano lucha por mantener su amplia mayoría en la Cámara de Representantes de Estados Unidos para hacer frente a una posible reelección del presidente, Barack Obama, mientras los demócratas intentan ampliar su ventaja en el Senado en las elecciones de este martes.

Mientras la carrera presidencial entre Obama y el aspirante republicano, Mitt Romney, ha copado la mayor parte de la información, los electores estadounidenses deben elegir además a los nuevos miembros de la Cámara de Representanes y a 33 senadores, además de varios gobernadores y cientos de otros cargos públicos.

Los votantes elegirán a los 435 diputados de la Cámara de Representantes en unos comicios que se celebran cada dos años. Los demócratas perdieron la mayoría en este organismo en medio del primer mandato de Obama, cuando los republicanos consiguieron 242 parlamentarios frente a los 193 de los demócratas.

Todo indica, según los sondeos, que los republicanos seguirán manteniendo el control de la Cámara, aunque perderán unos 20 escaños a favor de los demócratas. Los votantes deben elegir directamente al representante de su distrito, que debe responder en la Cámara directamente a los requerimientos de la población de la zona por la que ha resultado elegido. Por ello, aunque existe una unión clara entre los partidos, se produce trasvase de votos ante las peticiones de sus electores.

El Gobierno de Obama se ha quejado durante los últimos cuatro años del obstruccionismo llevado a cabo por los republicanos que han impedido aprobar algunos de los proyectos por los que el presidente consiguió la victoria en 2008, como la ley de inmigración.

Los demócratas intentan estrechar el margen de ventaja con el que cuentan los republicanos con críticas sobre el radicalismo de los representantes del Tea Party, una rama ultraderechista del Partido Republicano que intenta que el Gobierno realice más recortes y reduzca los impuestos a todas las clases sociales.

Los republicanos luchan por mantener el control de la Cámara Baja con una campaña centrada en los ataques a una Administración que, según este partido, ha crecido demasiado durante el mandato de Obama y que sigue sin ofrecer medidas para acabar con los problemas económicos del país.

SENADO

Para el Senado, los electores deberán votar a 33 senadores de los 100 escaños que forman el órgano. Actualmente, los demócratas tiene mayoría con 51 escaños, frente a los 47 de los republicanos --el resto son independientes--. Sin embargo, las encuestas no dan un vencedor claro, y en estos comicios, los resultados están muy abiertos.

Entre los candidatos, figura el congresista Todd Akin, miembro del Tea Party que fue protagonista hace unos meses de una polémica sobre el aborto al asegurar que "es muy raro" que una mujer se quede embarazada tras un abuso. "Si es una violación legítima, el cuerpo femenino tiene formas de evitarlo", aseguró.

El congresista ultraconservador concurre a los comicios al Senado por Misuri, un estado que podría llegar a ser clave en el cómputo global para otorgar la mayoría en el Senado a uno u otro partido.

GOBERNADORES Y ALCALDES

También se celebrarán comicios en 13 territorios para jefes de esas regiones. En total se elige a once gobernadores --Montana, New Hampshire, Carolina del Norte, Washington, Indiana, Delaware, Misuri, Vermont, Virginia Occidental, Dakota del Norte y Utah-- y a dos jefes territoriales: las Samoa americanas, cercanas a las costas de Nueva Zelanda, y Puerto Rico.

Los demócratas se juegan en estas elecciones un total de ocho estados mientras que los republicanos controlan los otros tres. Montana y Washington, en el noroeste del país y gobernados actualmente por los demócratas, son los dos principales territorios que podrían pasar de manos, ya que en los otros territorios las encuestas ofrecen el triunfo del partido en el Gobierno.

A nivel local, también se celebran elecciones en grandes ciudades, como Orlando, en Florida; San Diego, en California, o Honolulu, en Hawaii. En Estados Unidos también se elige directamente a fiscales generales y jefes de Policía, por lo que los candidatos aumentan hasta varios centenares teniendo en cuenta estos comicios.

PUERTO RICO

El 6 de noviembre, Puerto Rico celebrará un referéndum no vinculante para decidir su posición dentro de Estados Unidos. Los puertorriqueños votarán si se convierten en el Estado número 51 de la Unión, si continúan como Estado Libre Asociado o si prefieren la independencia total como país.

Los 2,4 millones de puertorriqueños con derecho a voto elegirán también ese día a su gobernador --quien les representa ante Estados Unidos, sin voz ni voto--, a 78 alcaldes y a los representantes legislativos, regionales y municipales.

Puerto Rico pertenece a Estados Unidos desde 1898, cuando fue arrebatado militarmente (y posteriormente adquirido) a España. Los puertorriqueños son ciudadanos norteamericanos desde 1917, pese a lo cual no tienen derecho a voto en Estados Unidos, a menos que residan en este país.

La isla recibió el estatus de Estado Libre Asociado de Estados Unidos en 1952. En las tres votaciones celebradas desde entonces sobre el estatus (1967, 1993 y 1998), los habitantes de Puerto Rico han rechazado tanto la pertenencia total a Estados Unidos como la independencia.