Actualizado 13/08/2012 23:15 CET

EEUU.- Los republicanos presentan una demanda contra el fiscal general por negarse a dar documentos de una operación

WASHINGTON, 13 Ago. (Reuters/EP) -

Los republicanos de la Cámara de Representantes de Estados Unidos han presentado este lunes una demanda civil contra el fiscal general norteamericano, Eric Holder, en un intento por conseguir documentos de la operación 'Rápido y Furioso', destinada a localizar a los miembros de los cárteles mexicanos mediante una entrega de armas que, finalmente, terminaron en manos de los grupos criminales en el país vecino.

La Cámara ya votó en junio que Holder había cometido desacato al negarse a dar documentos de dicha operación, por lo que la presentación de la demanda era el paso siguiente. La Casa Blanca ha señalado en varias ocasiones que tiene la potestad de negarse a facilitar los documentos al Congreso amparándose en sus privilegios ejecutivos.

'Rápido y Furioso', desarrollado por agentes federales de la ciudad de Arizona, fronteriza con México, y puesto en marcha entre 2009 y 2010, tenía como objetivo rastrear el tráfico ilegal de armas a lo largo de la frontera con Estados Unidos, donde se sospecha que caen en manos de los cárteles de la droga mexicanos.

La operación fracasó cuando los policías que participaron en la investigación perdieron la pista de muchas de las armas y al menos una de ellas fue encontrada en el lugar del asesinato de un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos. Inicialmente, el Departamento de Justicia aseguró que no habían desarrollado ninguna operación de ese tipo entre 2009 y 2010. Sin embargo, los republicanos han tratando de determinar si altos cargos dentro de la Administración Obama sabían de la verdadera naturaleza del operativo.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ha señalado que la presentación de la demanda era un paso necesario ya que la Administración de Obama se estaba comportando como un "muro de piedra".

La portavoz del Departamento de Justicia, Tracy Schmaler, ha señalado que su organismo "siempre está dispuesto a trabajar" con los parlamentarios y la Comisión de Supervisión y Reforma Gubernamental, que investiga la operación. "Sin embargo, la Cámara y la Comisión han preferido litigar", ha criticado.

Los juicios entre el Congreso y el Gobierno no son comunes en Estados Unidos, aunque sí la presentación de demandas. En 1974, un tribunal de apelaciones aceptó la demanda de una comisión del Senado que pedía las grabaciones del presidente Richard Nixon, aunque al final se desestimó.

Varios analistas han señalado que es improbable que el tribunal donde se ha presentado la nueva demanda pueda escuchar a ambas partes y tenga un dictamen preparado para antes de las elecciones presidenciales de principios de noviembre.

Además, en unas semanas está previsto que se publique un informe del Departamento de Justicia sobre los fallos cometidos en la operación 'Rápido y Furioso', lo que podría provocar la retirada de la demanda.