Actualizado 17/12/2013 20:59 CET

Rousseff condiciona viaje a EEUU a respuesta de Obama a espionaje

BRASILIA, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, ha condicionado este viernes su viaje previsto a Estados Unidos a la respuestas que se ha comprometido a darle su homólogo estadounidense, Barack Obama, después de las informaciones publicadas por la prensa sobre el espionaje al que habría sido sometida la mandataria por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) norteamericana.

   "Mi viaje a Washington depende de las condiciones políticas que sean creadas por el presidente Obama", ha señalado Rousseff, según ha informado la Presidencia en su perfil oficial de Twitter, @blogplanalto.

   Rousseff se entrevistó este jueves con Obama aprovechando la presencia de ambos en la cumbre del G20 en San Petersburgo. Durante esta reunión, "Obama asumió la responsabilidad directa y personal de la investigación de las denuncias de espionaje", según la mandataria.

   En este sentido, ha indicado que el presidente estadounidense "se comprometió a responder al Gobierno brasileño antes de este miércoles sobre lo que ocurrió".

   El pasado fin de semana, la cadena Globo reveló que la NSA espió a Rousseff y al ahora presidente de México, Enrique Peña Nieto, cuando aún era candidato, en base a documentos filtrados por Edward Snowden. En concreto, la NSA espió el contenido de las llamadas telefónicas, correos electrónicos y mensajes de texto de Rousseff y de varios de sus "asesores clave".

   Ayer, Rousseff ordenó cancelar el viaje de la comitiva encargada de preparar su viaje a Estados Unidos el próximo mes de octubre. El equipo de trabajo de Rousseff, cuyo viaje estaba programado para este sábado, está formado por miembros de seguridad, protocolo y diplomáticos. Su objetivo consistía en abordar y analizar cuestiones de logística, hospedaje, transporte, rutas y demás instalaciones de cara al viaje de la presidenta.

   De acuerdo con una fuente presidencial citada por Estadao, Rousseff informó de que la única manera de convencerla de la necesidad e importancia de acudir a la cita es a través de una disculpa y arrepentimiento por parte del Gobierno de Estados Unidos. La decisión final dependerá de las alegaciones, esta vez exigidas por escrito, que el Ejecutivo de Obama dé a las reclamaciones de Brasil, había señalado la fuente.