Publicado 19/12/2019 21:14CET

EEUU señala que no dudará en aplicar nuevas sanciones contra los que obstruyan el proceso de paz en Sudán del Sur

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Estados Unidos en Sudán del Sur, Thomas Hushek, ha señalado este jueves que Washington no dudará en aplicar nuevas sanciones contra cualquier persona que obstruya el proceso de paz, tras las recientes medidas anunciadas por el Gobierno del país norteamericano.

"No veo que vayamos a retirar las sanciones que hemos aplicado, y seguiremos usando las sanciones como una de las herramientas que tenemos", ha sostenido, según ha informado la emisora local Radio Tamazuj.

Así, ha defendido la necesidad de instaurar un gobierno de unidad en el país, tal y como contempla el acuerdo de paz firmado en 2018, y ha destacado que Washington espera que "sea uno con más capacidad técnica y más voluntad política" para abordar las "reformas" necesarias.

El Ejecutivo estadounidense anunció el lunes sanciones contra los ministros de Gabinete y Defensa de Sudán del Sur, Martin Elia Lomuro y Kuol Manyang Juuk, respectivamente, por "obstruir el proceso de reconciliación o las conversaciones de paz".

El Departamento del Tesoro destacó que "no dudará a la hora de actuar contra aquellos que han perpetuado el conflicto en Sudán del Sur y seguirá aplicando presión sobre la cúpula de Sudán del Sur para que adopte medidas concretas para lograr la paz y la estabilidad en el país".

Así, el vicesecretario del Tesoro Justin Muzinich apuntó que "Estados Unidos está junto a la población de Sudán del Sur, que sigue sufriendo bajo esta inestabilidad política que ha provocado miles de muertos".

El anuncio del Tesoro llegó menos de una semana después de que el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, amenazara con imponer restricciones en la entrega de visados a aquellas personas que impidan "de forma directa o indirecta" la aplicación del acuerdo de paz firmado en 2018 en Sudán del Sur.

REEVALUACIÓN DE LAS RELACIONES

El Gobierno estadounidense anunció en octubre su decisión de llamar a consultas a su embajador en Yuba y reevaluar su relación con el país africano, que está tratando de salir de un conflicto que arrancó hace casi seis años.

El Departamento de Estado justificó la medida por "el reciente fracaso" por parte del Gobierno y de los grupos armados firmantes del acuerdo de paz de septiembre de 2018 de formar el gobierno de unidad el 12 de noviembre como estaba previsto.

En respuesta, el Ejecutivo sursudanés pidió a Washington que "reconsidere" su decisión y criticó la postura "contradictoria" de Estados Unidos en lo relativo a la formación del Gobierno de unidad en Sudán del Sur.

De esta forma, recordó que Kiir se mostró dispuesto a seguir adelante con el proceso pese a la negativa de Machar a unirse al Ejecutivo, tras lo que desde la comunidad internacional se pidió un aplazamiento de la fecha.

El acuerdo de paz firmado en septiembre de 2018 entre el Gobierno y los principales grupos rebeldes contemplaba la formación de un gobierno de unidad para mayo de este año que llevara al país a la celebración de elecciones en un plazo de tres años.

Sin embargo, retrasos en la unificación de fuerzas, entre otros aspectos, forzaron una prórroga hasta el 12 de noviembre, si bien Kiir y Machar acordaron el pasado 7 de noviembre en Uganda aplazar por 100 días la formación del gobierno de unidad con el fin de resolver las cuestiones pendientes.