Publicado 18/03/2021 01:51CET

EEUU.- El sospechoso de los tiroteos en spas de Atlanta se enfrenta a ocho cargos de asesinato

Una mujer sostiene un cartel contra el odio por motivos raciales frente al spa de Acworth, en Georgia, donde murieron cuatro personas en uno de los tiroteos.
Una mujer sostiene un cartel contra el odio por motivos raciales frente al spa de Acworth, en Georgia, donde murieron cuatro personas en uno de los tiroteos. - ELIJAH NOUVELAGE/GETTY IMAGES

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Robert Aaron Long, el hombre acusado de los tres tiroteos que dejaron al menos ocho fallecidos en la noche en un salón de masajes y dos balnearios en Atlanta, Estados Unidos, ha sido acusado este miércoles de ocho cargos de asesinato.

El joven, de 21 años y de Woodstock, Georgia, se enfrenta en concreto a cuatro cargos relacionados con los tiroteos en los dos salones de masajes en Atlanta y otros cuatro por los del salón de masajes en el condado de Cherokee.

Long, que ha sido detenido sin fianza, también está acusado de un delito de asalto agravado por el tiroteo en Cherokee y está programado que sea procesado en la mañana de este jueves, según informa NBC.

Ocho personas, seis de ellas mujeres asiáticas, murieron a causa de los ataques el martes y en un lapso de tiempo de una hora. Las autoridades han señalado que el sospechoso ha manifestado a los investigadores que tenía una adicción sexual y veía los negocios como una tentación que necesitaba eliminar.

"Creemos que frecuentaba estos lugares en el pasado", ha señalado el alguacil del condado de Cherokee, Frank Reynolds, quien ha añadido que una cuestión racial "no parecía ser el motivo" del ataque.

En este contexto, la alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, ha lamentado los hechos y ha incidido en que "un crimen contra cualquier comunidad es un crimen contra todos", así como ha asegurado que los spas "operaban legalmente".

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha denunciado, por su parte, la "brutalidad" de la que la comunidad asiática está siendo víctima con mayor asiduidad en los últimos meses y ha avanzado que aunque no se conoce aún la motivación de los tiroteos, lo cierto es que "la comunidad asiático americana está muy preocupada".

Por su otro lado, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ha calificado lo ocurrido de "trágico" y ha mostrado su pesar por las víctimas. "Todos lloramos estas pérdidas. Nuestras oraciones están con las familias de aquellos que han sido asesinados".

Harris ha señalado que este tipo de episodios pone en evidencia uno de los grandes problemas que arrastra Estados Unidos, la violencia, y al igual que Biden ha pedido esperar a la investigación que ya está en curso para conocer los verdaderas motivaciones de estos ataques.

El FBI y el resto de autoridades policiales de Estados Unidos han alertado de un drástico aumento de los ataques contra la comunidad asiática en el país desde que estalló la crisis sanitaria del coronavirus, en especial contra las mujeres.