Actualizado 30/09/2015 13:28 CET

EEUU suspende la salida de rebeldes moderados de Siria para entrenarles fuera del país

WASHINGTON, 30 Sep. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Estados Unidos ha suspendido la salida de rebeldes moderados de Siria para entrenarles fuera del país, tras iniciar la revisión del programa después de que el último grupo entregara sus armas al grupo terrorista Frente al Nusra tras volver al país.

"Hemos pausado el movimiento de nuevos reclutas desde Siria mientras revisamos el programa", ha indicado el portavoz del Pentágono, Peter Cook. Pese a ello, las fases de reclutamiento y entrenamiento siguen en marcha.

El portavoz del Comando Central del Ejército estadounidense, Patrick Ryder, confirmó durante el fin de semana que un grupo de rebeldes sirios entrenados por Estados Unidos dieron algunos de sus equipos a milicianos del Frente al Nusra, filial de Al Qaeda en Siria, a cambio de un paso seguro.

Los rebeldes entregaron seis camionetas y munición a los yihadistas, lo que suponía cerca de una cuarta parte de su equipo, a cambio de un salvoconducto. El hecho fue calificado como "muy preocupante" por Ryder, quien aclaró que, sin embargo, todas las armas entregadas por Estados Unidos a los rebeldes se mantuvieron bajo su control.

Se trató de un importante golpe a los esfuerzos de Estados Unidos por formar y entregar armamento a los rebeldes sirios que luchan contra el Estado Islámico y otros grupos yihadistas.

La noticia llega sólo una semana después de que un grupo de 75 rebeldes sirios entrenados en territorio turco entrasen en Siria. Ese contingente contaba con 12 vehículos militares equipados con ametralladoras, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El programa de entrenamiento comenzó el pasado mes de mayo con el objetivo de formar a 5.400 rebeldes sirios este año. Sin embargo, transcurre con lentitud y escasos resultados, lo que ha suscitado numerosas críticas a la nueva estrategia de la Casa Blanca en Siria.

El Gobierno de Barack Obama, así como sus aliados internacionales, pretende evitar el despliegue de tropas terrestres, lo que le ha llevado a aliarse con actores locales, como los kurdos y la llamada oposición moderada, para frenar al Estado Islámico.

Entretanto, la coalición internacional liderada por Estados Unidos continúa con su campaña de ataques aéreos contra las posiciones de los milicianos de negro en Siria e Irak, que ha dado importantes resultados, aunque insuficientes.