Actualizado 27/03/2012 19:49 CET

EEUU.- El Tribunal Supremo inicia el debate del punto más polémico de la reforma sanitaria aprobada por Obama

El 'mandato individual' obliga a todos los estadounidenses a contratar un seguro médico antes de 2014

WASHINGTON, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Estados Unidos ha iniciado este martes el debate sobre el punto más controvertido de la ley de reforma sanitaria aprobada por el presidente estadounidense, Barack Obama, el denominado 'mandato individual', por el que la administración obliga a todos los estadounidenses a contratar un seguro médico antes de 2014 o, en caso contrario, afrontar sanciones económicas, según ha informado la cadena de televisión CNN.

La sesión de este martes es la más importante de las tres previstas para esta semana por la sala de nueve jueces que deberán decidir si la norma que impone un nuevo sistema sanitario es constitucional o no. El 'mandato individual' ha cosechado un amplio rechazo en el opositor Partido Republicano y en otros sectores conservadores, por estimar que el Gobierno no puede obligar a los ciudadanos a comprar un servicio si ellos no lo desean. El argumento de la administración es que los ciudadanos, lo quieran o no, necesitan tener una prestación sanitaria porque en algún momento de su vida precisarán de atención médica.

Una encuesta elaborada por el centro demoscópico CNN/ORC ha puesto de manifiesto que la reforma sanitaria está logrando paulatinamente un mayor respaldo en la sociedad estadounidense, especialmente entre los votantes independientes --los que no están registrados como votantes de ningún partido--, aunque la norma todavía es rechazada por la mitad de los consultados.

Los que se oponen a la reforma impulsada por Obama, aprobada en el Congreso con el apoyo de los parlamentarios demócratas, se dividen entre los que la rechazan por considerar que no es suficientemente liberal y los que consideran, coincidiendo con la postura del Partido Republicano, que va demasiado lejos en sus exigencias al ciudadano estadounidense.

En concreto, el 'mandato individual' cuenta con el rechazo del 51 por ciento de los encuestados y con el apoyo del 47 por ciento, aunque la diferencia porcentual entre una y otra postura entra dentro del porcentaje de error del estudio. En cuestión de géneros, la mayoría de los hombres, el 58 por ciento de los encuestados, rechaza el 'mandato individual', mientras que el 53 por ciento de las mujeres lo respalda.

Por sectores ideológicos, los votantes demócratas apoyan con una amplia mayoría, un 71 por ciento de los consultados, el punto clave de la reforma sanitaria, un porcentaje similar al rechazo que ese apartado cosecha entre los republicanos, con un 78 por ciento en contra del 'mandato individual'. En el caso de los independientes, el 56 por ciento se opone a esa obligatoriedad del seguro médico.

El debate sobre la reforma sanitaria comenzó el lunes en el Supremo. Si el Supremo tumba parte o toda la reforma sanitaria, el principal logro a nivel interno de Obama habrá sido anulado, por lo que verá debilitada su posición de cara a las próximas elecciones presidenciales, que se celebrarán en noviembre. En cambio, si el alto tribunal declara constitucional la ley, proporcionará un argumento más a los republicanos y a los radicales del Tea Party para encender el debate electoral.

Los pronósticos apuntan a que los cuatro jueces del Tribunal Supremo de tendencia liberal apoyarán la ley, ya que en anteriores ocasiones han defendido las competencias del Gobierno para regular la economía y el sector sanitario supone una sexta parte de la economía estadounidense. Sin embargo, los defensores de la ley deberán convencer a al menos uno de los cinco jueces conservadores para que no sea anulada.