Publicado 22/09/2020 11:36CET

EEUU.- Trump se inclina por Coney Barrett para ocupar la plaza vacante en el Tribunal Supremo

EEUU.- Trump se inclina por Coney Barrett para ocupar la plaza vacante en el Tri
EEUU.- Trump se inclina por Coney Barrett para ocupar la plaza vacante en el Tri - Sean Meyers/ZUMA Wire/dpa

La segunda favorita sería la cubano-americana Barbara Lagoa

MADRID, 22 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, parece tener ya a su favorita para ocupar la plaza que ha dejado vacante en el Tribunal Supremo la magistrada Ruth Bader Ginsburg y se decantaría por Amy Coney Barrett, según fuentes cercanas a esta elección, para que el propio mandatario ha dicho tener hasta cinco posibles nombres en terna.

Según una de las fuentes consultadas por Bloomberg, Barrett estuvo este mismo lunes en la Casa Blanca y es la preferida por el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnnell, de acuerdo con fuentes próximas a este último. Además, es una de las favoritas de los defensores de los derechos contra el aborto, que presionan fuertemente a la Casa Blanca y a Trump para que la designen.

Entre sus puntos a favor, sus partidarios ponen de relieve que como católica del medio oeste, Barrett puede ayudar al presidente a obtener votos para su reelección en los estados vitales del Cinturón del Óxido y los Grandes Lagos, donde actualmente está por detrás del candidato demócrata, Joe Biden.

En declaraciones a la prensa este lunes, Trump indicó que está buscando a "cinco mujeres" para la vacante, aunque reconoció que tiene "una o dos" en mente como finalistas y reconoció que Barrett está en la terna. Por otra parte, el mandatario indicó que probablemente solo se reunirá "con algunas" de ellas y no con las cinco y adelantó que el nombre definitivo podría conocerse el viernes o el sábado.

Trump ha dicho a sus aliados que cree que Barrett, de 48 años, es una jurista inteligente, dura y conservadora, que también se vería bien durante las audiencias de confirmación televisadas, según una de las personas consultadas. También juega a su favor que Barrett sobrevivió a una dura pelea de confirmación en 2017, siendo refrendada en una votación de 55-43, dividida en gran medida por partidos.

Además, el presidente también cree que Barrett no tendrá problemas con los principales asuntos para los conservadores, como el aborto, los derechos de armas y la atención médica, cuando se presenten ante el Supremo.

Trump se ha sentido decepcionado con algunas de las decisiones de su primer nombramiento para la corte, el juez Neil Gorsuch, según una de las fuentes. De hecho, Barrett fue una de los finalistas de Trump en 2018 cuando reemplazó al juez Anthony Kennedy, si bien al final se decantó por Brett Kavanaugh.

LAGOA, SEGUNDA OPCIÓN

Al margen de Coney Barrett, la otra candidata que parece sopesarse dentro de la Casa Blanca es la jueza de la Corte de Apelaciones Barbara Lagoa, una cubano-estadounidense de Florida, que podría ayudar a Trump a ganar este estado en las elecciones del 3 de noviembre.

Sin embargo, de acuerdo con las fuentes consultadas, Lagoa está en segunda posición y a distancia de Barrett. Al parecer, el presidente ha expresado cierto escepticismo sobre sus credenciales conservadoras porque Lagoa obtuvo los votos de 27 demócratas cuando fue confirmada ante la Corte de Apelaciones del Undécimo Circuito, según personas conocedoras del asunto.

Aún así, el proceso se ha movido rápidamente, y el presidente podría cambiar de opinión antes de hacer un anuncio. De hecho, al ser preguntado sobre si se reunirá con Lagoa a finales de esta semana cuando viaje a Florida, Trump dijo este lunes que "podría".

La muerte por cáncer de Ginsburg ha abierto un serio debate a solo seis semanas de las presidenciales. Trump se ha mostrado claramente decidido a designar a su sustituto antes de la votación, lo que ha provocado el rechazo en las filas demócratas, que temen que la jueza, un icono liberal, sea reemplazada por una jurista conservadora.

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, ha señalado a sus colegas que "nada está fuera de la mesa" si los republicanos reemplazan a Ginsburg y los demócratas toman la Casa Blanca y el Senado en noviembre. Así, los demócratas están hablando cada vez más de la posibilidad de agregar jueces al Supremo, que actualmente cuenta con nueve, como una posible respuesta.

Según las fuentes consultadas, los otros tres nombres en liza serían la jueza de la Corte de Apelaciones del Sexto Circuito Joan Larsen, la jueza del Cuarto Circuito Allison Jones Rushing y la abogada adjunta de la Casa Blanca Kate Todd.