Publicado 16/09/2021 21:09CET

EEUU.- Washington sanciona a cinco personas afincadas en Turquía por sus vínculos con Al Qaeda

Archivo - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.
Archivo - El presidente de Estados Unidos, Joe Biden. - SARAH SILBIGER - POOL VIA CNP / ZUMA PRESS / CONTA

MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha anunciado este jueves nuevas sanciones contra cinco ciudadanos, dos egipcios y tres turcos, afincados en Turquía por sus vínculos económicos y organizativos con Al Qaeda.

"Estas sanciones muestran el compromiso inquebrantable de Estados Unidos de cortar el apoyo financiero de Al Qaeda", ha explicado la la directora de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés), Andrea M. Gacki, quien ha subrayado que Washington seguirá trabajando con sus socios internacionales, "incluida Turquía", para acabar con estas "redes de apoyo financiero" de la organización terrorista.

Entre los sancionados, hay dos personas nacidas en Egipto. El abogado Majdi Salim, antiguo emir de la yihad islámica egipcia, es señalado por ser "uno de los principales mediadores" de Al Qaeda en Turquía; mientras que Muhammad Nasr al Din es un "veterano aliado" y "mensajero financiero" que ha facilitado transferencias económicas a los familiares de los miembros encarcelados del grupo terrorista.

Los otros tres son de nacionalidad turca. De acuerdo con Estados Unidos, Nurettin Muslihan, Cebrail Guzel y Soner Gurleyen, ha actuado como intermediarios de la redes del grupo en Turquía, ya sea a través de movimientos bancarios, e incluso organizando viajes y dando cobijo a integrantes de Al Qaeda en busca y captura.

Como resultado de estas acciones, la OFAC ha bloqueado todas las acciones, propiedades e intereses que las que los cinco señalados puedan contar en Estados Unidos, además de prohibir todas las transacciones de ciudadanos y empresas estadounidenses a estas personas.

Después de que los talibán se hayan hecho con el control de Afganistán, la comunidad internacional ha solicitado al grupo que no permita que el país se convierta en base de operaciones para el terrorismo. Las promesas de los insurgentes parecen insuficientes y los servicios de Seguridad de Estados Unidos ya han aventurado esta semana que Al Qaeda podría estar operativa y suponer algún tipo de "amenaza" en un plazo no superior a dos años.