Publicado 31/03/2021 09:37CET

Egipto/Etiopía.- Egipto advierte de una "inestabilidad inconcebible" si la presa de Etiopía afecta a su acceso al agua

Archivo - El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi
Archivo - El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi - Chris Setian/Royal Hashemite Cou / DPA - Archivo

Dice que su respuesta en ese caso "afectará a la estabilidad" pero matiza que "no es una amenaza"

MADRID, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, ha advertido contra la falta de avances en las negociaciones sobre la presa que construye Etiopía en el río Azul y ha resaltado que, si El Cairo ve afectada su cuota de agua, habrá una "inestabilidad inconcebible en la región".

"Nadie puede quitar una gota de agua a Egipto", ha señalado el mandatario. "Si eso pasa, habrá una inestabilidad inconcebible en la región que nadie puede ni imaginar", ha manifestado, antes de agregar que estas declaraciones "no son una amenaza".

Así, Al Sisi ha reiterado que las cuotas de agua del país son "una 'línea roja'" y ha incidido en que las autoridades actuarán si la misma es puesta en peligro. "Nuestra respuesta afectará a la estabilidad de toda la región", ha señalado.

"Nuestro diálogo (con Etiopía) siempre ha sido racional y paciente", ha apuntado el presidente egipcio, quien ha argüido que "las acciones hostiles están mal y tienen repercusiones que pueden durante años, dado que las naciones no olvidan", según ha recogido el diario egipcio 'Al Ahram'.

En este sentido, ha subrayado que El Cairo está en una "batalla de negociaciones" en torno a la Gran Presa del Renacimiento y ha explicado que el país busca una solución beneficiosa para todas las partes implicadas, entre las que figura también Sudán.

Las autoridades de Sudán indicaron el lunes que tanto la Unión Europea (UE) como Estados Unidos han trasladado a Jartum su disposición a mediar en las negociaciones, pese a la negativa expresada por el Gobierno etíope sobre esta posibilidad.

Sudán pidió la semana pasada a Etiopía que acepte su propuesta para una medición por parte de Naciones Unidas, la UE, la Unión Africana (UA) y Estados Unidos en torno a la presa, si bien Adís Abeba incidió posteriormente en que el proceso debe seguir encabezado por la UA, en estos momentos presidida por República Democrática del Congo (RDC).

Los gobiernos de Egipto, Etiopía y Sudán alcanzaron en enero de 2020 un principio de acuerdo sobre los principales puntos de disputa en torno a la construcción de la presa y se comprometieron a firmar el documento final a finales de febrero, si bien Adís Abeba abandonó las conversaciones antes de firmar el acuerdo, algo que sólo hizo El Cairo.

Etiopía, que está financiando en solitario el proyecto y espera convertirse en el mayor generador y exportador de electricidad del continente, rechaza estas acusaciones. Las obras están siendo llevadas a cabo en la región de Benishangul-Gumaz y, una vez finalizadas, la presa será la más grande del continente.

Contador