El embajador de Guaidó en España irá a los tribunales para congelar las cuentas del Estado venezolano

Publicado 07/03/2019 13:12:26CET
EUROPA PRESS

   Asegura que no quieren solución militar ni enfrentamiento, pero avisa: "Si ellos cierran los caminos democráticos, cualquier cosa puede pasar"

   MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El representante en España de Juan Guaidó, reconocido por el Gobierno como presidente encargado de Venezuela, prevé recurrir a la vía judicial para congelar las cuentas del Estado venezolano en España, por "temor a que esos recursos que son de todos los venezolanos el Gobierno usurpador los lleve al campo de la corrupción y a paraísos fiscales".

   Así lo ha avanzado el representante, Antonio Ecarri, en una entrevista con Europa Press. Según ha dicho, el Gobierno español le ha señalado que la congelación de cuentas no es un asunto de su competencia, sino del Poder Judicial.

   Además, ha explicado que los representantes del Gobierno español entienden que "ejercer ellos acciones de ese tipo podría dar lugar a acciones de represalia en relación con las cuentas del Estado español en el Banco Central de Venezuela para pagar a los pensionistas españoles allí, que son un número bastante crecido".

   Por eso, Ecarri está "en consulta con bufetes de abogados" y a la espera de recibir, "en los próximos días", un poder de representación judicial del recién nombrado procurador general de la República, José Ignacio Hernández. En ese momento, pedirá información al sector financiero sobre la existencia de cuentas --del Estado, de la Corporación Venezolana de fomento, de PDVSA o de otras empresas-- y posteriormente irá a la vía judicial. Su intención es coordinarse con los representantes en otros países europeos.

   También le ha pedido al Gobierno "celeridad" en la tramitación del nuevo estatus para los venezolanos a los que se les deniegue el asilo. Para él es importante que puedan tener no solo permiso de residencia, porque "no quieren dádivas", sino también de trabajo, renovable de año en año. Y ha solicitado que, para hacer esos trámites, se les reconozca a los venezolanos sus pasaportes caducados, porque el Consulado no se los renueva.

   Por otro lado, el nombrado embajador por Guaidó está tratando de "ayudar a crear un fondo humanitario" para los pensionistas venezolanos que viven en España, y a los que el Gobierno de Maduro no paga sus pensiones desde hace tres años. Con algunos de ellos se reunió el pasado sábado, un día después de que el Gobierno español le reconociese como "representante personal" de Guaidó.

   Ecarri ha dicho que el Gobierno español le pidió "comprensión" por no darle estatuto de embajador plenipotenciario, tal como le nombró la Asamblea Nacional. "Nosotros los entendemos", ha dicho el enviado, porque junto al Gobierno "de iure" de Guaidó hay "un Gobierno de hecho" que "mantiene la usurpación y las principales instituciones, incluyendo las labores consulares".

   Además, el Gobierno español le ha "garantizado" que no entorpecerá sus labores diplomáticas. "Es comprensible que el Estado español tenga esa actitud provisional hasta que comencemos el proceso de transición en Venezuela", ha resumido.

NO QUIERE INTERVENIR EN LA POLÍTICA ESPAÑOLA

   Una vez reconocido este estatus, Ecarri se reunirá también con representantes de los partidos políticos --ya lo ha hecho con el PSOE, aunque no con Pedro Sánchez--. El enviado de Guaidó ha agradecido a PSOE, PP y Ciudadanos su apoyo "desde siempre" y ha asegurado que él no tiene "ningún interés en intervenir en la política interna de España".

   Según Ecarri, la Asamblea Nacional daba por hecho que no habría una salida inmediata de Nicolás Maduro tras la proclamación de Guaidó, y lo achaca a que a su alrededor "se ha constituido una élite minoritaria de las Fuerzas Armadas con vinculaciones con la corrupción que intentará mantenerse en el poder mientras no vea la posibilidad de una salida". Sin embargo, él cree que cada día tendrán más difícil mantenerse, por la crisis política y por la "emergencia humanitaria".

   La Asamblea Nacional ha ofrecido a los militares una Ley de Amnistía a quienes salgan en defensa de la Constitución "si se cierran los caminos democráticos". En su opinión, eso puede llegar porque el 80 por ciento de las Fuerzas Armadas sufre "la misma necesidad que el resto de la población".

   Mientras, ha señalado que la Asamblea Nacional está trabajando en una "reinstitucionalización" del país, con un Estatuto del régimen de transición que prevé el nombramiento de un nuevo Consejo Nacional Electoral para organizar unas elecciones con credibilidad.

"UNA SALIDA CIVILIZADA"

   Además, ha subrayado que están "buscando presiones desde los países democráticos, civilizados, para que haya una salida civilizada", pero ha advertido de que si el Gobierno de Maduro "cierra los caminos democráticos, cualquier cosa puede pasar" y traer "más dolor y más lágrimas".

   Ese "cualquier cosa", ha opinado, puede ser "una insurrección popular, un estallido social" o "un golpe de Estado", que en el caso de Venezuela "no sería una ruptura del hilo constitucional" sino una restitución del Estado de Derecho.

   Es más, cree que tampoco se puede descartar una intervención militar extranjera. "Pero no porque nosotros lo queramos, sino porque cuando tú cierras los caminos democráticos, cualquier cosa puede pasar", ha señalado. Como dijo el propio Guaidó, "todas las opciones están sobre la mesa". "Ojalá que no sea, nosotros no trabajamos para eso", ha insistido.

"LA VERDADERA FUERZA DE OCUPACIÓN SON 20.000 CUBANOS"

   En todo caso, cree que "la verdadera fuerza militar de ocupación que tiene Venezuela son los más de 20.000 cubanos" que están en sus Fuerzas Armadas y que asesoran a altos mandos y a servicios de inteligencia. "Este Gobierno es tan irresponsable que ha entregado la soberanía a los cubanos", ha apuntado que Ecarri, convencido de que, lo que sí puede ayudar son "las presiones que está haciendo Estados Unidos, al fin seriamente, sobre Cuba".

   Preguntado si, en esta situación, el grupo de contacto impulsado por la UE puede tener un papel para lograr que el Gobierno de Maduro se avenga a ir a elecciones, se ha limitado a responder que "todos los esfuerzos que todo el mundo haga en busca de una solución pacífica son bienvenidos".

   Con todo, cree que con Maduro no se puede dialogar nada, porque ha "engañado al mismo Papa infalible de la Iglesia católica". "Si se avienen a un proceso electoral, eso no es producto de ningún diálogo, tienen que decir estamos de acuerdo con elecciones y vamos a elecciones, pero con un Consejo Nacional Electoral y con unas condiciones serias y una observación internacional creíble", ha dicho.

OFICIALISTAS SIN MADURO

   A su modo de ver, lo que sí sería posible es "una vía que hasta ahora es hipotética pero que tiene lógica", que es que "los sectores del oficialismo más conscientes de la situación que vive el país le diga a Maduro que se vaya y ellos se reincorporen a la Asamblea Nacional".

   Ecarri ya no cree, como al principio, que el grupo de contacto "pueda ser utilizado por el régimen usurpador para buscar oxígeno y un diálogo engañoso", pero también porque los integrantes del grupo "se han ido dando cuenta" de la realidad y han respaldado las decisiones del Grupo de Lima.

   Además, le gustaría que España se sumase a la denuncia contra el Gobierno de Maduro que han presentado ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) los Gobiernos de Colombia, Argentina, Canadá, Chile, Perú y Paraguay, porque quieren que "cada vez se incorpore más gente".

   "Han cometido delitos de lesa humanidad, han asesinado a dirigentes", ha remarcado, recordando el caso del concejal Fernando Albán, muerto al caer desde una ventana del décimo piso del Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN). Ecarri no asume el argumento de que una orden internacional contra Maduro complicaría su salida del poder: "Hasta ahora todas las argumentaciones civilizadas para que se vaya no han logrado nada".

Para leer más