El 'embajador' de Guaidó en Washington solicita una reunión con el Mando Sur de EEUU

Publicado 13/05/2019 15:32:14CET
REUTERS / JIM BOURG - Archivo

   WASHINGTON, 13 May. (EUROPA PRESS) -

   El 'embajador' designado por el autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, Juan Guaidó, para Estados Unidos, Carlos Vecchio, ha solicitado una reunión con el Mando Sur, la fuerza estadounidense para América Latina y el Caribe, con el objetivo de "restablecer la democracia" en el país iberoamericano.

   "Siguiendo instrucciones del presidente encargado, Juan Guaidó, solicité oficialmente al Comando Sur una reunión con una delegación técnica para avanzar en la planificación estratégica y operativa con el fin prioritario de detener el sufrimiento de nuestro pueblo y restaurar la democracia", ha informado Vecchio en Twitter.

   Vecchio ha confiado en que haya "una planificación y coordinación fructíferas", dando las gracias a Estados Unidos "por su amistad, resolución y disposición de apoyar nuestros esfuerzos continuos para colocar al pueblo de Venezuela en primer lugar".

   El emisario opositor ha justificado la necesidad de este encuentro porque "las condiciones en Venezuela empeoran por el régimen corrupto, incompetente e ilegítimo del usurpador Nicolás Maduro, con trágicas consecuencias sobre seguridad nacional del país y de países vecinos".

   Además, ha llamado la atención sobre "la presencia en Venezuela de fuerzas extranjeras no invitadas", en alusión a los militares y agentes de Inteligencia cubanos y a los uniformados rusos que, según la versión estadounidense, frustraron el golpe de Estado del pasado 30 de abril.

   Guaidó pidió el pasado sábado a Vecchio, en el marco de una marcha opositora por Caracas, que se ponga en contacto con el comandante del Mando Sur, el almirante Craig Faller, para establecer "una relación directa en materia de cooperación".

   El propio Faller dijo el pasado 9 de mayo en Twitter que estaba dispuesto a hablar sobre el apoyo de Estados Unidos "a aquellos líderes de la Armada (venezolana) que tomen la decisión correcta", dejando caer el Gobierno de Maduro para "que se restaure el orden constitucional".

   El Mando Sur ha subrayado que se mantiene a la expectativa de las nuevas órdenes que puedan llegar estos días desde la Casa Blanca. Por ahora, se ha limitado a desplegar un buque medicalizado en aguas de la región para ayudar a los países que han recibido mayor número de migrantes venezolanos, como ya hizo el año pasado.

CRISIS POLÍTICA

   La crisis política en Venezuela se agravó el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

   En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres". Estados Unidos, la mayoría de los países latinoamericanos y numerosos europeos, entre ellos España, le han reconocido.

   Desde entonces, se han sucedido los llamamientos de Guaidó y sus socios internacionales, especialmente Estados Unidos, para que los uniformados venezolanos den la espalda a Maduro. El 30 de abril, el líder opositor protagonizó un intento de golpe militar que naufragó porque la cúpula castrense se mantuvo junto al Gobierno.

   La Administración de Donald Trump ha recalcado que "todas las opciones están sobre la mesa" para resolver la crisis venezolana, incluida una intervención militar, algo a lo que, al menos de momento, los países de la región se han mostrado reacios.

Para leer más