Publicado 18/11/2019 15:17CET

El emir de Kuwait vuelve a nombrar primer ministro a Jaber al Mubarak y cesa a los ministros de Defensa e Interior

El emir cesa además a los ministros de Defensa e Interior

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El emir de Kuwait, el jeque Sabá al Ahmad al Sabá, ha vuelto a nombrar este lunes a Jaber al Mubarak como primer ministro del país, si bien éste ha rechazado el cargo "con todo respeto", días después de la dimisión del Gobierno.

En una serie de decretos recogidos por la agencia estatal kuwaití de noticias, KUNA, Al Sabá había indicado que Al Mubarak estará encargado de nominar a los miembros del nuevo Ejecutivo y entregar la lista de nombres al emir para su aprobación.

Sin embargo, Al Mubarak ha dicho que declina la oferta tras expresar su "gratitud" al emir por la confianza mostrada, al tiempo que ha lamentado "no poder aplicar la orden ante el temor de no poder cumplir con sus deberes de forma adecuada".

Asimismo, ha criticado una campaña de "desinformación" contra las autoridades y ha expresado sus "mejores deseos" a la persona que asuma el cargo en su lugar.

Por otra parte, el emir ha confirmado el cese del vice primer ministro y ministro de Defensa, Naser Sabá al Ahmad al Jaber al Sabá --hijo del emir--, y del vice primer ministro y ministro del Interior, Jaled al Jarrá al Sabá.

El emir ha puesto la cartera de Defensa temporalmente en manos del vice primer ministro y ministro de Exteriores, Sabá al Jaled al Hamad al Sabá, mientras que la de Interior queda en manos del también vice primer ministro y ministro de Asuntos del Gobierno, Anas al Salé.

El Ejecutivo dimitió el 14 de noviembre, un día después de que un grupo de diputados promoviese una moción de censura contra el ministro del Interior por abuso de poder. La dimisión es una táctica frecuente cuando los diputados impugnan a algún alto cargo.

A pesar de la dimisión del Ejecutivo, el presidente del Parlamento, Marzuq al Ghanem, subrayó que el máximo dirigente del país no tenía intención de disolver la Cámara.

Kuwait es un importante aliado de Estados Unidos y goza de un sistema político relativamente abierto --siempre según el estándar de la región--, cuya estabilidad ha dependido siempre de la cooperación entre el Gobierno y el Parlamento, la legislatura más antigua y, de nuevo en comparación, más poderosa, de todos los países del Golfo.