El emisario de EEUU para Venezuela viaja esta semana a Portugal y España para abordar la crisis en el país

Veneçuela.-  EUA qualifica de positiva la reunió amb Rússia sobre Veneçuela malg
TWITTER
Publicado 08/04/2019 17:03:30CET

   WASHINGTON, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El enviado especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, Elliot Abrams, viajará entre el 9 y el 11 de abril a Portugal y España para abordar con sus autoridades "la deteriorada situación" en la nación caribeña, según ha informado este lunes el Departamento de Estado.

   "El representante especial para Venezuela, Elliot Abrams, se reunirá con responsables portugueses y españoles en Lisboa y Madrid entre el 9 y el 11 de abril para discutir la deteriorada situación en Venezuela", ha dicho el Departamento de Estado en un breve comunicado.

   Fuentes diplomáticas han precisado que Abrams llegará primero a Portugal. Ya en Madrid, se reunirá el miércoles con el secretario general de Asuntos Internacionales, Unión Europea, G20 y Seguridad Global de Presidencia del Gobierno, José Manuel Albares --el principal asesor diplomático de Pedro Sánchez--, han señalado a Europa Press fuentes del Ejecutivo, que han explicado que Abrams considera relevante intercambiar posiciones sobre Venezuela.

   Este nuevo encuentro se producirá una semana después de los que mantuvo en Washington el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, con el secretario de Estado, Mike Pompeo, y con el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, en los que la situación de Venezuela también estuvo presente.

   El Departamento que dirige Mike Pompeo ha destacado en el comunicado que "Estados Unidos, Portugal y España apoyan una transición hacia elecciones justas y libres lideradas por los venezolanos".

   "Estados Unidos está comprometido con la restauración de la democracia en Venezuela, tal y como está recogida en su Constitución y a través de las acciones del presidente interino Juan Guaidó y la Asamblea Nacional", ha recordado.

CRISIS VENEZOLANA

   La crisis venezolana se agudizó el 10 de enero a raíz de la decisión de Nicolás Maduro de iniciar un segundo mandato que no reconocen ni la oposición ni gran parte de la comunidad internacional por considerar que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

   El 23 de enero, Guaidó se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela obteniendo el reconocimiento de buena parte de la comunidad internacional, incluidos Estados Unidos, la mayoría de países latinoamericanos y numerosos europeos, para que gestione una transición pacífica que culmine con nuevas elecciones.

   Abrams ha defendido que "lo único que se puede negociar con (Nicolás) Maduro son los términos de su salida". Desde la Casa Blanca, que hasta ahora solo ha adoptado sanciones contra funcionarios y empresas venezolanas, han subrayado que "todas las opciones están sobre la mesa" para resolver la crisis venezolana, incluida la militar.

Para leer más