Actualizado 23/04/2015 21:18 CET

Escándalo en el escrutinio de unas elecciones provinciales argentinas

Antonio Bonfatti, gobernador de Santa Fe, Argentina
Foto: TWITTER

BUENOS AIRES, 23 Abr. (Notimérica) -

   El gobernador de la provincia argentina de Santa Fe (Argentina), Antonio Bonfatti, confirmó que más de un 10% de los votos de las elecciones primarias provinciales que tuvieron lugar el pasado domingo no fueron contabilizados en el escrutinio provisional, lo cual podría cambiar los resultados.

   Precandidatos de distintas fuerzas políticas habían alertado de irregularidades en el escrutinio provisional, ya que faltaban los datos de varias mesas electorales, a pesar de que los resultados se mostraban como si se hubiera escrutado el 100% de los votos.

   Según han confirmado desde el Gobierno provincial, fueron 807 las mesas cuyos datos no se consideraron, es decir, alrededor de 200.000 votos, lo cual supone alrededor del 10% del total.

   Es decir, que aunque los votos fueron emitidos y han llegado con normalidad a la Secretaría Electoral de Santa Fe, las actas de esas mesas no se enviaron o eran ilegibles o estaban mal hechas, pero en el escrutinio definitivo se contabilizarán con normalidad.

   Desde varios partidos de la oposición provincial, como el 'kirchnerismo', acusaron al Gobierno de fraude electoral: "Es un papelón nacional, un intento de fraude aberrante nunca visto", denunció el candidato a diputado provincial del 'kirchnerismo', Héctor Cavallero.

   El gobernador de la provincia, Antonio Bonfatti, compareció ante los medios y confirmó el error, pero se defendió de las acusaciones alegando que también faltan por escrutar votos de su propio partido. Además, Bonfatti señaló respecto de los resultados que "puede haber cambios", pero que considera más probable que la tendencia se mantenga.

CONSECUENCIAS DEL ERROR

   En cualquier caso --y a pesar de la gravedad del asunto-- el cambio en los resultados, si es que finalmente lo hubiera, no afectaría sustancialmente el desarrollo electoral, ya que se trataba de unas elecciones primarias cuyo objetivo era dilucidar candidatos definitivos en caso de presentarse más de uno por cada partido.

   Este es el caso de sólo dos partidos, el Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS), que gobierna en la provincia actualmente, y el Frente Renovador. La diferencia de votos entre los precandidatos del FPCyS era de 70-30, mientras que en el Frente Renovador de 55-45.

   En el caso del FPCyS es casi imposible que cambie el resultado, pues el precandidato más votado le saca casi 200.000 votos al menos votado, aunque en el Frente Renovador sí podría darse un cambio, con una diferencia de 12.000 votos.

   El escrutinio presentado el pasado lunes era el provisional y en estos momentos se está realizando el escrutinio definitivo, voto a voto, por lo que se incluirán los votos emitidos en las mesas que no se habían considerado, aunque los resultados definitivos no estarán hasta dentro de una semana.