¿Qué escenarios políticos y sociales le esperan a Venezuela en 2019?

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
REUTERS / MARCO BELLO
Publicado 03/01/2019 12:48:30CET

   CARACAS, 3 Ene. (Notimérica) -

   El próximo 5 de enero se juramentará la nueva directiva de la Asamblea Nacional de Venezuela. De continuar con el acuerdo de gobernabilidad hecho por la extinta Mesa de la Unidad Democrática, la Presidencia de dicha institución sería liderada por un miembro del partido de derecha Voluntad Popular, principal promotor de las violentas protestas callejeras que ocurrieron en Venezuela durante el 2017, y que dejaron un saldo de más de 100 personas fallecidas.

   Por lo tanto, se puede esperar que seguirá produciéndose un escenario de confrontación directa contra el Gobierno del presidente, Nicolás Maduro.

   Se prevé que los países del denominado Grupo de Lima comiencen con el retiro de sus embajadores, argumentado que no reconocen el nuevo período de mandato de Maduro. Esto podría estar apoyado desde el exterior con la conformación de un Gobierno paralelo. El objetivo es conformar un "interlocutor válido" como podría ser la Organización de los Estados Americanos (OEA) y ciertos organismos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como ACNUR, según informó el periodista José Negrón Valera para la agencia 'Sputnik'.

   Por otro lado, los supuestos grupos de mercenarios entrenados en Colombia y denunciados por el propio mandatario venezolano generarían focos de disturbios en la frontera con Venezuela. Además, con la llegada de Jair Bolsonaro a la Presidencia de Brasil y convertirse en el mando del Ejército, podría iniciar una escalada violenta en el flanco sur.

   El Pentágono comprende que no se podrá producir ninguna operación militar con éxito, ni estabilidad en el caso de una acción bélica, si no cuenta con el apoyo en la Fuerza Armada Bolivariana. Por ello, EEUU solicita a sus operadores políticos en Venezuela que dejen su discurso antimilitar venezolano y que se vinculen hacia un reforzamiento positivo para lograr captar algún tipo de apoyo que ayude a una posible intervención.

   Además, no se puede olvidar que EEUU ordenó hace unas semanas la retirada de sus tropas en Siria con la probabilidad de que estas sean reubicadas a lo largo de todas las bases que poseen en la región suramericana. Del mismo modo, hay que tener en cuenta que existen cientos de mercenarios del Estado Islámico que se han quedado vacíos y que provienen de países latinoamericanos, como Colombia.

   Algunos de los retos más importantes a los que se enfrenta el Gobierno de Maduro están relacionados con el aumento de la tensión política con su vecina Colombia; la iniciativa de gobiernos regionales, apoyados por EEUU y Europa, por intenar, según Maduro, dividir al chavismo o la desestabilización de aliados como Nicaragua o Bolivia.

Para leer más