Actualizado 12/01/2007 23:49 CET

España/Argentina.- Detienen a María Estela Martínez de Perón en Madrid por orden de la justicia argentina

MADRID, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Policía española detuvo hoy en su residencia en las afueras de Madrid a la ex presidenta María Estela Martínez, conocida como 'Isabelita' Perón, menos de 24 horas después de que la Justicia argentina ordenara su arresto por estar implicada en la desaparición de un ciudadano ocurrida durante su mandato en febrero de 1976.

Los agentes de Interpol de la Comisaría General de Policía Judicial que realizaron la detención han puesto a 'Isabelita' Perón a disposición de la Audiencia Nacional para que preste declaración durante la noche.

El tiempo en el que será extraditada a Argentina dependerá de si la viuda del general Juan Domingo Perón acepta o no regresar a su país, en Sudamérica. En caso de negarse se abrirá un plazo de 40 días para estudiar el caso.

El pasado 2 de noviembre, el juez federal de San Rafael, Raúl Acosta, quien investigaba a la ex presidenta de 75 años por la firma de los decretos que ordenaron a las Fuerzas Armadas "aniquilar" a miembros de organizaciones guerrilleras en Argentina, ordenó la detención de 'Isabelita' por la desaparición de 1976 de Héctor Aldo Fagetti Gallego, de 26 años, quien el 10 de marzo de 1976 "desapareció definitivamente", un mes antes de que fuese derrocada por un golpe militar, y por la privación ilegal de Jorge Verón, un menor de 17 años de edad.

Pero no fue hasta ayer cuando el juez Acosta firmó la orden de captura internacional de la viuda de Perón, acusada de dos delitos de represión ilegal, y que hoy finalemente llegó a la Interpol en Madrid.

A 'Isabelita', quien gobernó en Argentina desde 1974 hasta 1976, se le investiga desde el año pasado por firmar los decretos que autorizaban la "aniquilación" de organizaciones guerrilleras que sembraban la violencia en este país durante los años setenta. Aunque se conoce que ella directamente no firmó los documentos, Acosta dejó claro que en este caso "lo que importa es la ejecución de esos decretos". "Ella era la comandante en jefe de las Fuerzas Armadas. Era la responsable en el país", indicó el juez.

El juez Acosta es quien investiga la desaparición forzada de personas durante la vigencia del régimen constitucional por parte de las fuerzas regulares. El magistrado nunca descartó la posibilidad de no sólo ordenar la captura de la ex mandataria argentina sino también de todos los ministros que integraron su gabinete y de aquellos que rubricaron dichas autorizaciones.

MÁS ACUSACIONES

Sobre Martínez de Perón pesan otras acusaciones que también han tenido repercusión internacional. El juez federal Norberto Oyarbide informó en los últimos meses de que 'Isabelita' estaba siendo investigada por su presunta vinculación con la Alianza Anticomunista Argentina --conocida como la Triple A--, organización parapolicial de ultraderecha cuyos miembros son acusados de unos 1.500 homicidios a subversivos durante los años setenta y que tuvo su mayor apogeo durante la presidencia de Martinez de Perón cuando José López Rega era ministro de Bienestar Social.

Oyarbide dijo recientemente que podría citar, aunque no aclaró en qué condición, a la ex presidenta para que prestara declaración sobre las actividades de esta organización. Se desconoce cuál será el procedimiento del juez en caso de que sea extraditada a Argentina para ser juzgada por desaparición forzada y privación ilegal de libertad, dos crímenes de represión ilegal.

Por otro lado, en septiembre de 2006, el ex militar argentino Adolfo Scilingo solicitó al Colegio de Abogados de Madrid que le facilitara un abogado de oficio para querellarse por los delitos de genocidio contra 'Isabelita', pero la petición le fue negada porque los hechos denunciados fueron cometidos hace más de 30 años, mucho antes de la inclusión del artículo 607 bis en el Código Penal --relativo a delitos de lesa humanidad y de persecusión universal-- y actuar en contra de ella hubiese sido aplicar la retroactividad de la ley.

REACCIONES

La orden de captura de la viuda de Perón tuvo una reacción positiva en los sectores que siempre se han pedido justicia ante los crímenes de la dictadura. El presidente argentino, Nestor Kirchner, no dudó en advertir que "no puede haber impunidad para nadie".

Kirchner negó que hubiesen intenciones políticas en el fallo y fue enfático al alertar que todos aquellos delitos que fueron cometidos antes y durante las dictaduras militares serán condenados. "Si los jueces entienden que hubo terrorismo de Estado desde antes del golpe militar de 1976, sus responsables deberán ser juzgados", acotó.

"Nosotros queremos reconciliación, pero con verdad y sin impunidad, por eso hay que conocer la verdad, sea cual sea", señaló al insistir que se trata de "una decisión de la justicia" y que a él como Jefe de Estado "no le corresponde hablar de eso".

Por otro lado, la filial española asociación Hijos por la Identidad contra el Olvido y el Silencio (H.I.J.O.S.) celebró la orden de captura internacional dictada contra Martínez de Perón. Uno de sus miembros Alexis Banylis -cuyo padre fue asesinado por la Triple A- aseguró que la ex presidenta se tenía que haber sentado en los tribunales "hace mucho tiempo" y no vivir en la impunidad en España "como ha estado haciendo en los últimos años".

"Esta mujer ha pasado demasiado tiempo eludiendo los tribunales y sin que se hiciera justicia por los crímenes ocurridos durante su mandato. Por eso creo que ya es hora de que se siente en el banquillo de los acusados", añadió Banylis.

En caso de que finalmente no fuese extraditada a Argentina, debido a su posible doble nacionalidad hispano-argentina, desde H.I.J.O.S. advierten estudiarán la posibilidad de emprender acciones legales y presentar una denuncia contra Martínez de Perón ante la Audiencia Nacional para que se investiguen los crímenes durante su mandato.

Por su parte, el premio Nobel de la Paz de origen argentino, Adolfo Pérez Esquivel, manifestó que la investigación debe ir aún más lejos. "Perón no es un intocable y también deberá asumir su responsabilidad", acotó

Pérez Esquivel agregó que "de una vez por todas tenemos que llegar al problema en sí, a descubrir cómo se generó el terrorismo de Estado. Esto se vino armando desde el Gobierno de Perón. La búsqueda de la verdad debe ir en todas las direcciones", indicó.

En su opinión, los argentinos han "madurado lo suficiente como para llegar hasta el propio Perón en las investigaciones sobre los crímenes de los setenta" concluyó Pérez Esquivel.