España.- Caldera afirma que es necesario "contratar inmigrantes en el exterior" y pide al PP que se sume al consenso

Actualizado 20/09/2006 20:26:12 CET

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, aseguró hoy en el Pleno del Congreso de los Diputados que "sigue siendo necesario contratar a extranjeros en el exterior", dado que los agentes sociales así lo plantean en el catálogo de ocupaciones de difícil cobertura.

Caldera respondió así a las preguntas de control al Gobierno del Grupo Popular, a quien reclamó que se sume al consenso que, a su modo de ver, existe en la sociedad española sobre la necesidad de favorecer la entrada legal de inmigrantes, vinculada al mercado de trabajo.

El ministro esgrimió los datos del CIS y advirtió al PP de que la inmensa mayoría de los españoles (un 85 por ciento) defienden esta postura, frente a un 6 por ciento que rechazan la entrada de extranjeros y "se sitúan en un espacio ideológico muy a la derecha".

Para Caldera, estas personas "con una mano trae inmigrantes ilegales y con otra alienta la xenofobia". "No sé si se identifica con ese mundo", espetó a la diputada Mercedes Roldós, reiterándole la necesidad de alcanzar un consenso en esta materia.

ACOGIDA EN FUNCIÓN DEL MERCADO LABORAL

En su intervención, Caldera insistió en la necesidad de vincular la capacidad de acogida de inmigrantes al mercado laboral y advirtió de que cuando gobernaba el PP se realizaron 5 procesos de regularización en los que no se exigió contratos de trabajo. "Eso si que fueron papeles para todos", subrayó.

En este sentido, afirmó que cuando el PSOE llegó al Gobierno había 800.000 extranjeros ilegales en edad de trabajar, a los que su partido dio derechos, de acuerdo con los agentes sociales. Por otra parte, apuntó a los 'populares' que los traslados de extranjeros a la Península se realizan con un protocolo de acogida y son asistidos por las autonomías y las ONG.

Por parte del PP, la diputada María Dolors Nadal afirmó que las comunidades autónomas "pagan los platos rotos" del Gobierno en esta materia, como es el caso del traslado de 900 menores no acompañados a la Península procedentes de las Islas Canarias.

A su juicio, el Ejecutivo de Zapatero ha convertido a España en "el hazmerreír de los países emisores" que "siguen mandando inmigrantes porque tenemos un 'Gobierno blandiblú'. Así, resaltó que las fronteras españolas se han convertido "en un coladero" por la falta de efectivos policiales.

En la misma línea, la 'popular' Mercedes Roldós esgrimió una fotografía de inmigrantes hacinados en un centro de internamiento en Canarias y acusó a la vicepresidenta de no "dar la cara", a pesar de la crisis migratoria y humanitaria.

Roldós censuró al Gobierno por "convertir a Canarias en el puerto de destino de las mafias, con más de 10.000 personas hacinadas rodeados de ratas y basura". "Y mientras, la ministra de Sanidad en mozambique promocionándose" (para la presidencia de la OMS), aseveró.