España.- Consuelo Rumí defiende la necesidad de integrar a los inmigrantes y acordar una política común con los partidos

Actualizado 16/10/2006 19:38:10 CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Estado de Emigración e Inmigración, Consuelo Rumí, abogó hoy por llevar a cabo una política de integración de los inmigrantes que llegan y viven en España, así como una "política común" del fenómeno entre todos los partidos políticos. Rumí presentó hoy el libro 'Veinte años se inmigración en España 1985-2004', de la Fundación CIDOB y coordinado por Eliseo Aja y Joaquín Arango.

Rumí comentó que es "en el marco parlamentario" y la subcomisión que se creará, donde se deben "debatir las ideas para conseguir una política común en ese marco". La secretaria de Estado de Emigración e Inmigración calificó de "muy positivas" las reuniones que la vicepresidenta primera del Gobierno mantuvo la semana pasadas con los representantes de cada grupo parlamentario en el Congreso.

Por otra parte, Rumí defendió la necesidad de integrar a los inmigrantes porque "la sociedad está a tiempo de anticiparse a los problemas de exclusión". "En el terreno de la integración nos jugamos el futuro" y para ello hay que desarrollar "políticas públicas de promoción de valores de una sociedad integradora", expuso.

Preguntada por los inmigrantes bolivianos, la secretaria de Estado de Emigración e Inmigración aseguró que se tienen conversaciones con "todos y cada uno de los países con los que hay presión migratoria" y esta relación es "continuada" por parte del servicio exterior. No obstante, recordó que la creación de visados son una decisión que corresponde a la Unión Europea.

En cuanto a los menores que se trasladan de Canarias a la Península, Rumí indicó que los tiempos los marca la Consejería canaria que es la que "tiene la documentación" y que el programa se desarrolla con normalidad y según estaba planificado. La semana pasada ya se habían trasladado 50 menores no acompañados a la Península.

Por otra parte, en el libro se recoge una mirada rigurosa y analítica desde 1985 cuando había 200.000 inmigrantes en España hasta el año 2004, con tres millones. Uno de los codirectores de la obra, Joaquín Arango, comentó que en 1985 se aprobó la primera Ley de Extranjería y fue el año en que los flujos empezaron a ser significativos. En el año 2000 se produjo una ruptura del consenso político y un aumento mayor del número de inmigrantes, recordó Arango.

Entre las peculiaridades de la inmigración en España, Arango destacó su juventud, la elevada tasa de actividad económica, la superior movilidad respecto a los españoles y su mayor empleabilidad. No obstante, indicó como motivos de cierta preocupación las dificultades para controlar las entradas de inmigrantes, la elevada proporción de inmigrantes irregulares y los déficits de integración.

El también codirector del libro, Eliseo Aja, reclamó políticas de consenso y no contradictorias cada vez que cambia el Gobierno central. "Hay demasiadas normas, cambios y novedades en un ámbito que requiere lo contrario: tranquilidad", concluyó.

(EUROPA PRESS)