España.-Zapatero dice que defenderá los "intereses legítimos" en Iberoamérica, en el Debate sobre el estado de la Nación

Actualizado 30/05/2006 15:31:41 CET

Afirma que da prioridad a las relaciones con los vecinos inmediatos, Francia, Portugal y Marruecos, con participación de las CCAA

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que el Ejecutivo observa "activamente y con prudencia" el "intenso cambio que está aflorando" en parte de Iberoamérica, y recalcó su "determinación de defender" los "intereses legítimos" de España en del continente.

Zapatero hizo hincapié en la "exigencia de que se respete la plena seguridad jurídica" en el continente, y aseguró que el "esfuerzo" del Gobierno "ya ha sido saludado y reconocido por las organizaciones de empresarios".

El jefe del Ejecutivo se refirió así veladamente, durante su intervención inicial en el Debate sobre el estado de la Nación, a la situación de las empresas españolas en Iberoamérica, tras la decisión de Bolivia de nacionalizar sus hidrocarburos y, en el futuro, otros recursos.

Así, quiso dejar claro que su Gobierno quiere reforzar sus relaciones con países que tienen "carácter estratégico" como Brasil, Argentina, Chile o Uruguay" y seguir "con prudencia" lo que sucede "en otros lugares de Iberoamérica".

En lo relativo a la política iberoamericana, subrayó que España ha contribuido a articular una "comunidad política en torno al fortalecimiento de las instituciones democráticas, del respeto de los derechos y libertades y de la cooperación" con la Cumbre de Salamanca celebrada el pasado octubre y la creación de la Secretaría General Iberoamericana. Señaló asimismo que los programas de canje de deuda por educación con países del continente suman ya 300 millones de dólares.

Zapatero dijo que su Gobierno desea una "Europa más competitiva, y también más justa y más segura", y de ahí su "interés por la cooperación en justicia e interior".

En cuanto a las relaciones bilaterales con otros países, afirmó dar prioridad a las relaciones con los "vecinos inmediatos", concretamente Francia, Portugal y Marruecos. "Mantenemos un ritmo ordenado y fructífero de Cumbres bilaterales, en las que ya se dejan oír las voces propias de las Comunidades Autónomas", precisó.

Por otro lado, destacó la Cumbre Euromediterránea celebrada en Barcelona en noviembre pasado, que "consolidó el diálogo y cooperación entre los países de las dos riberas" y señaló que España apoya los esfuerzos del Cuarteto --Estados Unidos, UE, Rusia y la ONU-- para relanzar el proceso de paz en Oriente Próximo.

El presidente del Ejecutivo apuntó como principales retos del panorama internacional a los "conflictos irresueltos, las profundas desigualdades y el terrorismo internacional". Para Zapatero, estas son "las causas de la inseguridad" y los "orígenes de la desesperanza".

Así, afirmó que su política pretende "contribuir positivamente a la paz por medio del multilateralismo" y combatir la desigualdad con cooperación. Destacó, en este sentido, que ha "impulsado decididamente el trabajo de Naciones Unidas" y "promovido activamente la lucha contra el terrorismo internacional".

Mencionó en concreto la propuesta de Alianza de Civilizaciones, cuyo Grupo de Alto Nivel presentará el próximo otoño propuestas "operativas de acción" y el refuerzo de los compromisos de España en misiones de paz, la última en la República Democrática del Congo.

AUTORIZACION DEL PARLAMENTO A MISIONES DE PAZ

Respecto a las misiones militares, recordó que la Ley de la Defensa Nacional ha establecido la autorización del Parlamento para la participación en misiones internacionales y señaló que actualmente hay unos 1.700 soldados españoles en misiones de paz y reconstrucción en el mundo.

Recordó además que los militares "verán mejoradas sus perspectivas profesionales con la nueva Ley de Tropa y Marinería" y quiso rendir homenaje "a quienes, en cumplimiento de su compromiso con todos los ciudadanos, han dado su vida por España".

AYUDA AL DESARROLLO

Zapatero hizo hincapié en que para lograr un mundo más seguro son objetivos básicos del Gobierno "contribuir a la paz y a la lucha contra la desigualdad y la pobreza" y, en este contexto, recordó que la ayuda española al desarrollo alcanzará en 2006 el 0'35% del PIB, más de 3.200 millones, lo que representa "un 63% más en comparación con dos años antes" y está en el camino de lograr el 0'5% del PIB para 2008. "Con ello duplicaremos la ayuda en esta legislatura", incidió.

Recordó además los programas de canje de deuda por educación, que calificó como de "gran eficacia social", y precisó que en el caso de América Latina, supera ya los 300 millones de dólares.

Zapatero mencionó también la aprobación del Estatuto del Cooperante que les permitirá desarrollar su labor "con garantías" y el papel del Instituto Cervantes como "el más formidable instrumento para expandir la mejor de las riquezas" españolas, porque además del "tesoro del castellano" el Cervantes ha empezado a enseñar otras lenguas españolas. En concreto, indicó que en toda la legislatura anterior se abrieron sólo cuatro nuevos institutos Cervantes, mientras en la actual se abrirán 24, con lo que aumentará un 50% la "presencia en el mundo" de estos centros.