Para el Estado Islámico "el terrorismo es comunicación"

Actualizado 08/09/2014 20:12:20 CET
Pablo Sapag Muñoz de la Peña
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 6 Sep. (Notimérica/EP) -

   Las recientes muertes de dos periodistas a manos del Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, por sus siglas en inglés) demuestran que el grupo terrorista islamista "tiene una estrategia de comunicación estudiada", ya que "las ejecuciones son un mecanismo para aterrorizar" porque "el terrorismo es comunicación", según ha afirmado Pablo Sapag Muñoz de la Peña, profesor e investigador del Centro de Estudios Árabes de la Universidad de Chile y de la Universidad Complutense de Madrid.

   Para Sapag, estas ejecuciones tienen mucho sentido "en términos propagandísticos" y ha añadido que "han muerto muchos periodistas sirios o iraquíes, pero la vida de un periodista occidental tiene más repercusión que la vida de un periodista local, eso lo sabe el ISIS".

   Lo que se logra con esta 'representación' de la muerte es, por una parte, que "Estados Unidos se tome en serio el fenómeno" y, por otra, "activar a miles de individuos que están de acuerdo, los llamados 'lobos solitarios', que incluso podrían crear células, actuar en el tablero global", activando de esta forma, "la yihad global", ha añadido el especialista, en una entrevista concedida a Notimerica/EP.

   En lo que se refiere a futuras acciones del ISIS, Sapag cree que si el grupo terrorista "necesita otra ejecución, lo seguirá haciendo". Además, en cuanto a la autenticidad de los vídeos, Sapag ha afirmado: "He visto ejecuciones así de manera masiva en Siria, lo único que cambia aquí es que son occidentales".

   La única opción de que dos enemigos acérrimos, como son Estados Unidos y Siria, se uniesen en una campaña común, sería contra el ISIS. En el caso de que esta alianza se produjese: "Sacarías al ISIS de las ciudades y pueblos donde están, pero eso, a su vez, activaría la yihad global", porque para activar esta yihad global "es más fácil decir que peleas contra Estados Unidos".

EL CONFLICTO EN SIRIA

   Para resolver el conflicto en Siria, en un Gobierno presidido por Bashar al-Assad desde el año 2000, hay que "reconocer, en primer lugar, que se hizo un diagnóstico equivocado". Según Sapag, "el Gobierno sirio tenía más apoyo del que se creía desde fuera que tenía, ya que ningún Gobierno puede mantenerse tanto tiempo con una presión exterior tan fuerte".

   Una vez que se ha reconocido el error en el diagnóstico, hace falta una modificación, porque "hasta ahora, las acciones se derivaban de ese diagnóstico equivocado". Estados Unidos y sus aliados --Reino Unido, Francia, Turquía, Arabia Saudí, Qatar-- han apostado muy fuerte contra el Gobierno de Siria y ahora el cambio "debe ser escalonado", porque Estados Unidos necesita a Siria en la lucha contra el ISIS.

   "Ya se está produciendo, hay contactos entre potencias occidentales y servicios de inteligencia sirios", ha explicado Sapag y ha añadido "Siria ha dicho que está dispuesta a colaborar, pero no va a ser gratis".

EL CONFLICTO EN IRAK

   "Hoy, el peligro militar es menor, porque no parece inminente la captura del Estado iraquí por parte del ISIS", pero Sapag también ha señalado que "no va a ser fácil eliminar el ISIS, que es una mutación de Al Qaeda, de la noche a la mañana", porque "si combates al ISIS en Siria, sus miembros se moverán a Iraq. Si les combates en Iraq, volverán a Siria".

   Por lo tanto, "el fenómeno debe atenderse de manera global, no es posible aislar las cosas, que ha sido la política occidental". ¿El resultado del simplismo en la toma de decisiones?: "Una extensión del terrorismo, ya no sólo de Siria, sino que también resulta curioso que Estados Unidos, tras invadir Iraq, acabe viendo cómo medio país está en manos de organizaciones más radicales que Al Qaeda".

   "Esto se debe a una aproximación fragmentada del fenómeno", ya que "las potencias occidentales creyeron que era posible encapsular lo que ocurría en Siria, dentro de Siria, pero se extendió a Irak, a Líbano e incluso podría llegar a Turquía o más allá".

   En lo que se refiere al corto plazo, Sapag cree que "se mantendrán los ataques en Irak, redoblarán la asistencia al ejército iraquí -sobre todo, añadiendo asesores, más que soldados-, y en la medida de lo posible, extenderán los ataques aéreos a Siria, con el consentimiento del Gobierno sirio, o bajarán la presión contra el Ejecutivo para que tenga mayor margen de maniobra".

Te puede interesar...

'Welcome to the Islamic State Land', el vídeo de EEUU sobre el terror de ISIS