Publicado 27/01/2021 18:43CET

Estados Unidos.- España celebra el "cambio de tendencia" con la decisión de EEUU y Rusia de prorrogar el Nuevo Tratado START

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha expresado este miércoles su "satisfacción" por la decisión de Estados Unidos y Rusia de prorrogar durante cinco años el Nuevo Tratado START, que marca un "cambio de tendencia" y que confía que sirva de punto de partida para crear un "régimen más robusto" de control de armas.

En un comunicado, el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación ha destacado que la decisión, anunciada tras el contacto telefónico mantenido por el nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, este martes, es "una contribución importante a la seguridad en Europa y en el mundo, que marca un cambio de tendencia tras el deterioro reciente del régimen internacional de no proliferación y control de armamento nuclear".

Desde el Gobierno, se ha valorado que la prórroga "abre una ventana de oportunidad para que Estados Unidos, Rusia y otros actores relevantes encaucen negociaciones con el fin de establecer un nuevo régimen más robusto, que abarque todas las armas y vectores, y tenga en cuenta las nuevas realidades tecnológicas y geopolíticas".

"España seguirá contribuyendo a los avances en este sentido, en estrecha colaboración con sus socios y aliados, y en el marco de la Iniciativa de Estocolmo para el Desarme Nuclear", ha señalado el departamento que dirige Arancha González Laya. Precisamente, España espera poder albergar esta primavera una cumbre ministerial de la llamada 'Iniciativa de Estocolmo' para prevenir la proliferación nuclear, según adelantó la semana pasada la ministra.

El START fue firmado en 1991 por los entonces líderes de Estados Unidos y de la Unión Soviética, George H.W. Bush y Mijail Gorbachov. En abril de 2010, el acuerdo fue reemplazado por el tratado Nuevo START, firmado por los entonces mandatarios de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Dimitri Medvedev.

La versión actual del tratado Nuevo START, que entró en vigor el 5 de febrero de 2011, establece una serie de limitaciones para Rusia y Estados Unidos en el despliegue de armas estratégica ofensivas.