Publicado 08/05/2024 11:32

Estados Unidos.- La limpieza de Palomares por EEUU, en la agenda de Albares y Blinken tras un año sin constatarse avances

Archivo - El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y el secretario de Estado, Antony Blinken, en rueda de prensa en Washington
Archivo - El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, y el secretario de Estado, Antony Blinken, en rueda de prensa en Washington - MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES - Archivo

Sánchez y Biden acordaron en mayo de 2023 la reanudación inmediata de los contactos técnicos para solventar el asunto

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

La limpieza adicional por parte de Estados Unidos de las tierras contaminadas en Palomares (Almería) en el accidente aéreo de 1966 será uno de los temas que abordará el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, en el encuentro que mantendrá este viernes en Washington, según han adelantado fuentes diplomáticas a Europa Press.

Este fue también uno de los asuntos que abordaron ambos jefes de la diplomacia en la reunión del 10 de mayo de 2023 en este mismo escenario y que sirvió para preparar el encuentro en la Casa Blanca dos días más tarde entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente estadounidense, Joe Biden.

Ambos mandatarios acordaron entonces, según contó Sánchez, que los equipos técnicos encargados del asunto se reunieran "cuanto antes para que de una vez por todas poder extraer estas tierras contaminadas y poder sacarlas de España". Asimismo, incidió en la "voluntad de resolver este problema" y confió en que con ello se pueda solucionar "de forma definitiva esta cuestión".

No obstante, Europa Press ha contactado tanto con el Departamento de Estado como con el Departamento de Energía estadounidenses, así como con el Ministerio de Exteriores, sin que ninguno haya informado de novedades o avances en la negociación de cara a la limpieza adicional en el año transcurrido.

UNA CUESTIÓN PENDIENTE DESDE EL ACCIDENTE DE 1966

Los hechos se remontan al 17 de enero de 1966 cuando dos aeronaves de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, un avión cisterna KC-135 y un bombardero estratégico B-52, chocaron en plena maniobra de reabastecimiento de combustible sobre la pedanía de Palomares, en Cuevas de Almanzora (Almería).

Durante la colisión, en la que fallecieron siete de los once tripulantes, se desprendieron cuatro bombas termonucleares que transportaba el B-52, que dejaron contaminadas con americio y plutonio 40 hectáreas de suelo.

En octubre de 2015, el entonces secretario de Estado, John Kerry, y el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, firmaron en Madrid una declaración de intenciones en la que ambos países se comprometieron a una "rehabilitación mayor" del entorno de Palomares y a acometer el traslado de tierra contaminada a un "emplazamiento adecuado" en Estados Unidos.

Tras constatar que no se habían producido avances, el Gobierno remitió en marzo de 2023 a través del Ministerio de Asuntos Exteriores una petición formal a la Administración Biden para que procediera a la retirada de las tierras contaminadas conforme a lo acordado en 2015 con Mariano Rajoy en Moncloa y Barack Obama en la Casa Blanca.

En aquel documento, España expresaba su deseo de "una mayor rehabilitación del entorno de Palomares" mientras que Estados Unidos manifestaba su deseo de "prestar la asistencia necesaria para lograr este objetivo". Para ello, ambos gobiernos debían "negociar un acuerdo vinculante para establecer un esfuerzo cooperativo" para dicha rehabilitación y convinieron en "el depósito de las tierras contaminadas en un emplazamiento adecuado en Estados Unidos".

VOLUNTAD DE EEUU DE RESOLVERLO

En su encuentro de hace un año, Blinken reconoció en la rueda de prensa conjunta con Albares la "importancia" de esta cuestión y recordó que Estados Unidos ya llevó a cabo labores de limpieza en la zona afectada por las cuatro bombas termonucleares que dejó caer uno de los dos aviones estadounidenses y reiteró la voluntad de Washington de abordar con España este asunto.

Por su parte, Albares incidió en que se trata de "una cuestión compleja" y esgrimió que las cuestiones técnicas pendientes para resolución "deben discutirse a nivel técnico" y no político, y una vez esto ocurra podrán establecerse las fases para proceder con la limpieza de los terrenos contaminados y el traslado de estas tierras a Estados Unidos.

Contador