Publicado 30/06/2021 08:50CET

Esuatini.- Esuatini impone un toque de queda y cierra las escuelas tras las protestas y disturbios de los últimos días

Archivo - El rey de Esuatini, Mswati III
Archivo - El rey de Esuatini, Mswati III - EDWIN REMSBERG/VWPICS/ZUMA PRESS/CONTACTOPHOTO

Los manifestantes exigen la abdicación del rey y un proceso de democratización

MADRID, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Esuatini ha anunciado la imposición de un toque de queda y el cierre de las escuelas del país tras las últimas protestas a favor de una democratización del país, que han derivado en disturbios en algunas ciudades, tras el despliegue del Ejército para contener las movilizaciones.

El primer ministro en funciones de Esuatini, Themba Masuku, ha indicado en un comunicado que el toque de queda estará en vigor entre las 18.00 y las 5.00 horas (hora local), medida que será aplicada de forma "inmediata", mientras que las oficinas tendrán que cerrar a las 15.30 horas.

"Los trabajadores esenciales tendrán que presentar un permiso cuando viajen por la noche. No se espera que haya nadie en las calles después de las 18.00 horas", ha dicho, antes de apuntar que las clases quedan suspendidas "para proteger las vidas de los niños".

Masuku ha abogado por "trabajar juntos" para reducir las diferencias y ha señalado que "las protestas han sido secuestradas por elementos criminales". "Esto no es aceptable en ninguna circunstancia. Nadie puede esconderse detrás de un muro de cristal de quejas para dañar a otros y causar anarquía", ha añadido.

"Se aplicará la ley contra todos aquellos que perpetúan la anarquía y amenazan las vidas y el sustento de la población de Esuatini. Nuestras fuerzas de seguridad están sobre el terreno para mantener la ley y el orden", ha explicado.

De esta forma, ha pedido a la población que "colabore" con las fuerzas de seguridad y que "garanticen que se mantiene la calma y la paz en todo momento mientras se busca cómo resolver los desafíos existentes".

El primer ministro de Esuatini ha hecho por ello hincapié en que "los acontecimientos de los últimos días han sido bastante alarmantes y tristes" y ha resaltado que la violencia "ha sido cometida por una turba rebelde".

"La gente ha sido atacada, las propiedades han sido destruidas, las empresas han sido saqueadas y las carreteras han sido bloqueadas", ha denunciado, al tiempo que ha resaltado que el Gobierno "trabaja constantemente para garantizar que la situación se normaliza".

Así, ha argüido que "el reino de Esuatini es y sigue estando anclado en la paz y la estabilidad y "ha seguido unido a pesar de las diferencias de opinión". "Debe estar claro que el Gobierno respeta la libertad de expresión", ha manifestado.

"Es una decisión consciente para mantener la ley y reducir las tensiones que han convertido esto en violencia y desorden", ha resaltado, al tiempo que ha asegurado que el Gobierno y el Parlamento trabajarán para abordar las demandas de los manifestantes.

HACER FRENTE A LA PANDEMIA

Por otra parte, Masuku ha puntualizado que las restricciones están justificadas también por la pandemia de coronavirus, "que ha avanzado durante la última semana", ante la posibilidad de que haya casos de la variante delta en el país.

"Es importante que seamos intencionados en nuestras acciones para salvar la vida de la población y evitar una gran propagación de la COVID-19", ha explicado, antes de pedir a la población "vigilancia extrema" ante la pandemia.

El propio Masuku rechazó el martes las informaciones sobre la presunta huida del país del rey Mswati III en medio de las protestas. La salida del monarca del país fue confirmada por medios sudafricanos y por el Partido Comunista de Esuatini.

El parlamentario Mduduzi Similani, que ha apoyado las protestas, ha reclamado una intervención internacional para restaurar la calma en el país, antes de acusar al rey de no escuchar las demandas de la población, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

"No tengo fe en el Gobierno, encabezado por el primer ministro en funciones, ni en el resto, porque incluso el rey ha permanecido en silencio durante todos estos días mientras ve cómo la gente muere y resulta herida en las calles", ha explicado.

LAS PROTESTAS

Las manifestaciones derivaron en disturbios durante la jornada del lunes, incluidos saqueos e incendios de varios edificios y tiendas propiedad del rey en Matsapha, situada en el centro del país. Las protestas estallaron durante la jornada del sábado para reclamar al rey un proceso de democratización, incluida su abdicación y la celebración de elecciones.

Kungahlwa Kwenile, uno de los líderes de las protestas, afirmó el martes que estos incidentes son parte de una campaña de desobediencia iniciada ante la represión de las protestas. "La gente debe actuar contra las propiedades y empresas del rey Mswati", defendió en declaraciones al portal de noticias Swaziland News.

"Si se niegan a abrir negociaciones en dos semanas, los manifestantes deben empezar a incendiar escuelas y otras propiedades. Necesitamos escuelas, pero preferimos empezar de nuevo con un nuevo Gobierno que permitir que se tolere que se abra fuego contra los ciudadanos", arguyó. "Esto debe hacerse por etapas, así que las escuelas no son ahora un objetivo", zanjó.

Si bien las autoridades del país africano no han dado un balance de víctimas en los incidentes, el secretario general del Movimiento Democrático Unido del Pueblo (PUDEMO), Wandile Dludlu, ha hablado de cerca de 200 heridos, entre ellos 15 en estado crítico.

Esuatini, un país de cerca de 1,3 millones de habitantes conocido como Suazilandia hasta 2018, ha estado regido como una monarquía absoluta por Mswati III desde 1986. El monarca controla el Parlamento y nombra a los ministros, lo que ha generado críticas por su monopolio del poder.

Contador