Publicado 06/07/2021 11:09CET

Esuatini.- La ONU pide a Esuatini respetar los derechos de los manifestantes y abrir un diálogo para abordar la crisis

Archivo - El rey de Esuatini, Mswati III
Archivo - El rey de Esuatini, Mswati III - EDWIN REMSBERG/VWPICS/ZUMA PRESS/CONTACTOPHOTO

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha afirmado este martes que los disturbios registrados durante las protestas prodemocráticas de los últimos días en Esuatini son "profundamente preocupantes" y ha reclamado a las autoridades del país africano que "respeten los principios de los Derechos Humanos" durante las operaciones y abrir un diálogo político.

La portavoz de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Liz Throssell, ha resaltado que el organismo "ha recibido acusaciones sobre un uso de la fuerza desproporcionado e innecesario, acoso e intimidación por parte de las fuerzas de seguridad durante la represión de las protestas de la semana pasada".

Así, ha detallado que estas acusaciones incluyen el uso de fuego real para dispersar a los manifestantes, algunos de los cuales participaron en saqueos e incendios de vehículos y propiedades, en medio de las denuncias sobre la muerte de cerca de 40 personas, sin que por ahora haya un balance oficial.

"A pesar de que la situación es ahora de mayor calma, seguimos preocupados por el potencial de nuevos disturbios", ha manifestado Throssell, quien ha pedido a las autoridades que garanticen que "minimizan todo uso de la fuerza" durante las protestas hasta lo que sea "absolutamente necesario".

Por otra parte, ha solicitado al Gobierno que abra investigaciones "transparentes, efectivas, independientes e imparciales en torno a todas las acusaciones de violaciones de los Derechos Humanos, incluidas aquellas por parte de las fuerzas de seguridad en el marco de las protestas, y que los responsables rinden cuentas".

"Recordamos a las autoridades que las manifestaciones pacíficas están protegidas por el Derecho Humanitario", ha señalado, al tiempo que ha mostrado la preocupación del organismo por los cortes en el servicio de Internet y ha pedido a las autoridades que no bloqueen su uso.

Por último, Throssell ha solicitado al Gobierno de Esuatini que "abra un diálogo a largo plazo para hacer frente a las preocupaciones públicas expresadas durante las protestas" y ha hecho hincapié en que la ONU está preparada para trabajar con el país para "fortalecer la promoción y protección de los Derechos Humanos".

A pesar de que en los últimos días los enfrentamientos han disminuido, el primer ministro en funciones, Themba Masuku, indicó el lunes que "las amenazas a la seguridad siguen siendo altas", al tiempo que reiteró que el objetivo del Gobierno es "mantener la paz y la estabilidad para el crecimiento económico y la prosperidad", según el diario 'Times of Swaziland'.

Las protestas arrancaron el 20 de junio, cuando cientos de personas salieron a las calles para pedir que el primer ministro sea elegido democráticamente y no nombrado directamente por el rey y reclamar a Mswati III --que rige el país como una monarquía absoluta-- que ceda parte de sus competencias.

Las movilizaciones derivaron en disturbios el 28 de junio después de que Masuku --quien ha rechazado las especulaciones sobre la salida del país del monarca-- suspendiera el proceso de entrega de peticiones al Palacio Real. Durante dichas protestas se incendiaron varios comercios en Matsapha, supuestamente propiedad del rey.

Esuatini, un país de cerca de 1,3 millones de habitantes conocido como Suazilandia hasta 2018, ha estado regido como una monarquía absoluta por Mswati III desde 1986. El monarca controla el Parlamento y nombra a los ministros, lo que ha generado críticas por su monopolio del poder.

Contador