Publicado 04/12/2020 14:16CET

Etiopía.- ACNUR cifra en 47.000 los etíopes que han cruzado a Sudán, a los que también se han sumado algunos eritreos

Refugiados etíopes en Sudán
Refugiados etíopes en Sudán - WFP/LENI KINZLI

Plan International pide ayuda para los menores que se han visto separados de sus familias en su huida

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Más de 47.000 etíopes han cruzado hacia el este de Sudán para huir del conflicto en Tigray, en el norte del país, según los últimos datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que sigue sin tener noticias de la situación de los refugiados eritreos que viven en cuatro campos en dicha región de Etiopía.

Según ha explicado Babar Baloch, portavoz de la agencia de la ONU, las llegadas de etíopes continúan y "más de 1.000 lo hicieron ayer, la mayoría por la noche". Quienes cruzan hacia Sudán han contado al personal de ACNUR que "hay más personas en camino en busca de seguridad".

Además, ha precisado, "un pequeño grupo de refugiados eritreos también ha llegado desde Tigray en los últimos días". En la región etíope vivían unos 96.000 refugiados eritreos quienes ACNUR ya alertó a principios de semana que podrían haberse quedado sin alimentos debido a los problemas de suministro desde que estalló el conflicto entre el Gobierno etíope y las fuerzas del Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) hace justo un mes.

Según Baloch, los refugiados eritreos "siguen incomunicados". "Los detalles de los daños y las perturbaciones siguen sin conocerse hasta que seamos capaces de llegar hasta ellos y verificar la información", ha añadido, asegurando que están recibiendo informes "perturbadores". "El temor es que muchos refugiados eritreos puedan haber huido ya de los campamentos en busca de seguridad", ha señalado.

"ACNUR está dispuesta a reanudar sus actividades humanitarias completas en Tigray tan pronto como la situación lo permita" a raíz del acuerdo en este sentido alcanzado esta semana entre la ONU y el Gobierno etíope.

En estos momentos, la agencia de la ONU está discutiendo con la agencia para los refugiados etíope "los arreglos logísticos y la necesidad de evaluar la situación de seguridad antes de reanudar las actividades humanitarias".

Por lo que se refiere a los refugiados en Sudán, ACNUR ha procedido a trasladar a unos 11.500 refugiados, junto con el Gobierno sudanés, al campo de Um Rakuba, situado a 70 kilómetros de la frontera.

No obstante, el portavoz ha explicado que muchos refugiados "prefieren permanecer cerca de la frontera para esperar a familiares que siguen en Etiopía o con la esperanza de que podrán volver a casa pronto, incluidos agricultores que han huido durante la temporada de cosecha". "Pero los refugiados también dicen que temen más violencia en Tigray", ha precisado.

MENORES NO ACOMPAÑADOS

Por su parte, la ONG Plan International ha pedido que se preste especial atención a los menores que se han visto separados de sus familias en su huida hacia Sudán.

"Nos preocupa mucho que un gran número de niños, tras haber vivido el trauma de tener que huir de sus hogares, estén llegando a Sudán después de haber quedado separados de sus familias", ha admitido la directora de la ONG en el país, Anika Krstic.

"Sabemos que esto deja a las niñas en particular vulnerables a la explotación y el abuso", ha incidido. Por ello, "es absolutamente crítico que los niños y adolescentes no acompañados sean identificados y registrados y que reciban apoyo especializado, incluido apoyo psicosocial y ayuda para buscar a sus seres queridos", ha reclamado en un comunicado.