Publicado 06/12/2020 09:37CET

Etiopía.- El Ejército etíope estrecha el cerco a los líderes del TPLF en el oeste de Tigray

Refugiados etíopes en Sudán tras huir del conflicto en Tigray
Refugiados etíopes en Sudán tras huir del conflicto en Tigray - ACNUR/ARIANE MAXIANDEU

MADRID, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ejército etíope se acerca a los líderes del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), una semana después de la caída de su bastión, la capital de la región homónima, Mekelle, conforme se van aproximando a los presuntos escondites de la cúpula del grupo disidente, que se encontrarían al oeste de la localidad.

A pesar de ello, los líderes del grupo aseguran que no tienen la más mínima intención de rendirse y han acusado a las fuerzas de la vecina de Eritrea de participar activamente en las tareas de su búsqueda y captura, según ha denunciado el portavoz de la formación, Getachew Reda.

Según Reda, las fuerzas etíopes han perdido a "miles de soldados" pero al poder central representado en el primer ministro del país, Abiy Ahmed, estas bajas "no le importan" y su única intención es "destruir lo que los tigrayanos han construido durante 20 años", según declaraciones recogidas por Radio Francia Internacional.

Si bien tanto Etiopía y Eritrea desmienten la participación de este último país en el conflicto, fuentes diplomáticas han confirmado a RFI que sí hay militares eritreos en el terreno y están involucrados en el enfrentamiento.

En lo que al cerco se refiere, las fuerzas etíopes se han hecho en las últimas horas con localidades cercanas a Abiy Addi, al oeste de Mekelle, y presumible punto clave para encontrar a los líderes del TPLF, comenzando por su máximo responsable, Gebretsion Gebremichael.

Mientras tanto, el Gobierno etíope continúa con su campaña diplomática para justificar la campaña militar que comenzó el pasado 4 de noviembre, con comparecencias en la Embajada de Canadá y en países escandinavos, mientras la Unión Europea, a través del comisario de Protección Civil, Janez Lenarcic, ha pedido la entrada de ayuda humanitaria inmediata en Tigray, todavía a la espera a pesar de la firma de un acuerdo al respecto con la ONU.

"Insto a las autoridades etíopes a que levanten el bloqueo de las comunicaciones", declaró Lenarcic a France 24 el pasado viernes desde el campamento de Um Raquba en el vecino Sudán, donde habló con refugiados etíopes que habían huido de su tierra natal durante el último mes.

De hecho, más de 47.000 etíopes han cruzado hacia el este de Sudán para huir del conflicto en Tigray, según los últimos datos del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), que sigue sin tener noticias de la situación de los refugiados eritreos que viven en cuatro campos en dicha región de Etiopía.

Según ha explicado Babar Baloch, portavoz de la agencia de la ONU, las llegadas de etíopes continúan y "más de 1.000 lo hicieron ayer, la mayoría por la noche". Quienes cruzan hacia Sudán han contado al personal de ACNUR que "hay más personas en camino en busca de seguridad".

Además, ha precisado, "un pequeño grupo de refugiados eritreos también ha llegado desde Tigray en los últimos días". En la región etíope vivían unos 96.000 refugiados eritreos quienes ACNUR ya alertó a principios de semana que podrían haberse quedado sin alimentos debido a los problemas de suministro