Publicado 27/11/2020 14:37CET

Etiopía.- Etiopía anuncia la muerte de 23 sospechosos de preparar "atrocidades contra civiles" en el oeste del país

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - -/Kremlin/dpa - Archivo

Asegura haber matado además a 20 presuntos miembros del grupo rebelde OLF-Shane en Oromía

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Etiopía han anunciado este viernes la muerte de más de 20 personas sospechosas de mantener lazos con el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) y que se preparaban para "cometer atrocidades contra civiles" en la región de Benishangul-Gumuz, en el oeste del país y escenario de un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios.

La Policía de la zona de Metekel ha indicado que la operación ha sido llevada a cabo por agentes de las fuerzas regionales y estatales en las áreas de Dangur, Guba y Mandura y ha agregado que se ha saldado con 23 muertos, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

Asimismo, ha recalcado que las autoridades han reforzado sus actividades tras los últimos ataques contra civiles en esta zona del país y ha manifestado que la operación continuará hasta que todos los responsables de estos incidentes sean llevados ante los tribunales.

Por otra parte, las autoridades de la región de Oromía han indicado que las fuerzas de seguridad han matado a 20 presuntos miembros del grupo rebelde Frente de Liberación Oromo (OLF-Shane) y "bandidos" por su supuesta implicación en incidentes violentos en la zona de Shoa Norte.

El comandante de la Policía de Shoa Norte, Tariku Diriba, ha resaltado que durante las operaciones han sido arrestados 470 sospechosos y han sido incautados cerca de un centenar de rifles y miles de balas, al tiempo que ha asegurado que los arrestados serán llevados ante la Justicia del país africano.

Las autoridades regionales anunciaron el martes la muerte de catorce presuntos miembros del OLF-Shane, una semana después de que el comisario de la Policía de Oromía, Ararsa Merdassa, informara de la muerte de más de 140 supuestos integrantes de este grupo, acusado de diversas matanzas durante los últimos meses en el país africano.

La última matanza achacada al OLF-Shane tuvo lugar a principios de noviembre en una aldea de Oromía y supervivientes de la masacre aseguraron que los rebeldes "ejecutaron de forma sumaria" a decenas de miembros de la comunidad amhara en una escuela de Gaua Qanka.

Asimismo, Ararsa manifestó que durante las dos semanas previas habían sido detenidas cerca de 1.350 personas acusadas de dar apoyo al OLF-Shane, entre los que hay más de cien supuestos miembros del TPLF, en medio de la ofensiva del Ejército contra este último grupo en la región de Tigray.

Días después de la matanza en Gaua Qanka, el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, anunció el inicio de una operación en Tigray en respuesta al ataque perpetrado por el TPLF contra una importante base del Ejército. Desde entonces, las tropas gubernamentales han avanzado hacia la capital regional, Mekelle, sin dar muchos detalles sobre la ofensiva.

La violencia de carácter étnico ha ido en aumento en los últimos meses en Etiopía, donde las reformas y las medidas de reconciliación de Abiy parecen haber tenido como consecuencia precisamente mayores tensiones entre los distintos grupos étnicos que componen el país, el segundo más poblado de África.

El Gobierno etíope ha acusado en numerosas ocasiones al TPLF de llevar a cabo acciones para azuzar estas tensiones, especialmente en las regiones de Amhara, Oromía y Benishangul-Gumuz, si bien el grupo, que gobierna en la región de Tigray, ha rechazado tener papel alguno en estos incidentes.