Publicado 18/11/2020 17:47CET

Etiopía.- Etiopía anuncia la muerte de más de 140 presuntos miembros de un grupo rebelde que opera en Oromía

Abiy Ahmed, primer ministro etíope
Abiy Ahmed, primer ministro etíope - Benedikt von Loebell/World Econo / DPA - Archivo

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Etiopía han anunciado este miércoles la muerte de más de 140 presuntos miembros de un grupo rebelde que opera principalmente en la región de Oromía y que ha sido acusado de diversas matanzas durante los últimos meses en el país africano.

El comisario de la Policía de Oromía, Ararsa Merdassa, ha indicado que al menos 142 miembros del Frente de Liberación Oromo (OLF-Shane) han muerto en las últimas operaciones, en las que además han sido detenidos 112 sospechosos.

Asimismo, ha resaltado que durante las últimas dos semanas han sido detenidas cerca de 1.350 personas acusadas de dar apoyo al OLF-Shane, entre los que hay más de cien supuestos miembros del Frente para la Liberación del Pueblo Tigray (TPLF).

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, de etnia oromo, inició tras su llegada al poder en 2018 una estrategia de reconciliación que incluyó sacar de la lista de organizaciones terroristas al Frente de Liberación Oromo (OLF), que ha luchado por la autodeterminación del mayor grupo étnico del país.

Por otra parte, la Policía de Harari ha señalado que ha detenido a 17 personas sospechosas de planificar un ataque en Hakim y se ha incautado de armas, municiones y aparatos de comunicación, según ha informado la cadena de televisión etíope Fana.

La última matanza achacada al OLF-Shane tuvo lugar a principios de noviembre en una aldea de Oromía y supervivientes de la masacre aseguraron que los rebeldes "ejecutaron de forma sumaria" a decenas de miembros de la comunidad ahmara en una escuela de Gaua Qanka.

El propio Ararsa dijo tras la matanza que 34 personas habían sido asesinadas y once habían sido dadas por desaparecidas, mientras que entre 50 y 60 viviendas fueron incendiadas por los atacantes. La organización no gubernamental Amnistía Internacional elevó a 54 el número de víctimas mortales.

Por su parte, el presidente de la región, Shimelis Abdissa, acusó al TPLF de azuzar las divisiones entre los amhara y los oromo y de usar al OLF-Shane como "un caballo de Troya" al que entrega armas y apoyo para que perpetre ataques contra la población civil.

Días después de la matanza, Abiy anunció el inicio de una operación en Tigray en respuesta al ataque perpetrado por el TPLF contra una importante base del Ejército. Desde entonces, se han producido bombardeos contra posiciones del grupo en el marco de la ofensiva, de la que las autoridades no han dado muchos detalles.

La violencia de carácter étnico ha ido en aumento en los últimos meses en Etiopía, donde las reformas y las medidas de reconciliación de Abiy parecen haber tenido como consecuencia precisamente mayores tensiones entre los distintos grupos étnicos que componen el país, el segundo más poblado de África.

Entre los principales incidentes de los últimos meses figuran los disturbios y ataques registrados en el marco de las manifestaciones de junio a raíz del asesinato del famoso cantante oromo Hachalu Hundessa, que se saldaron con más de 200 muertos.

En este sentido, el Ejecutivo etíope denunció en julio que esta facción del OLF lanzó un ataque en la región de Amhara en el marco de las protestas desatadas tras el asesinato de Hachalu. Las autoridades han detenido a cerca de 9.000 personas en relación con estos incidentes e imputado por terrorismo a varios destacados opositores, incluido Jawar Mohamed.

Contador