Publicado 20/11/2020 20:47CET

Etiopía.- Etiopía anuncia la toma de dos ciudades en su avance hacia la capital de la región de Tigray

Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

MADRID, 20 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Etiopía han asegurado este viernes haber tomado las localidades de Axum y Adwa en el marco de su ofensiva contra el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) en esta región norteña del país, en nuevos avances hacia la capital regional, Mekelle.

El Gobierno ha señalado a través de un comunicado de la la unidad de verificación del estado de emergencia decretado en Tigray que las fuerzas gubernamentales controlan además "zonas adyacentes" a Adigrat, tras la toma de Shire.

"La milicia del TPLF, que se ha refugiado en Selehleha, ha cortado las carreteras con excavadoras y ha dañado el asfalto. Pese a ello, el Ejército ha roto sus defensas y se ha hecho con el control total de la ciudad de Axum", ha detallado.

Así, ha agregado en su comunicado, publicado a través de su cuenta oficial en la red social Twitter, que "en el camino entre Axum y Adwa, la milicia del TPLF intentó defenderse en algunas zonas, pero fue derrotada por el Ejército, que controla totalmente Adwa".

"El Ejército está avanzando ahora hacia Adigrat", ha manifestado, antes de asegurar que "muchos miembros del TPLF se han rendido, incluidos soldados que se posicionaron del lado de la junta".

Por su parte, el comandante de la Fuerza Aérea etíope, Yilma Medersa, ha rechazado las denuncias del TPLF sobre un ataque con un dron no perteneciente al Ejército y ha agregado que Adís Abeba mantiene su ofensiva "sin ayuda de nadie", según ha informado la cadena de televisión Fana.

Yilma, quien ha dicho que los ataques aéreos "continuarán con la máxima protección a civiles y propiedades", ha negado además que se hayan atacado objetivos civiles o instituciones religiosas, así como las afirmaciones del TPLF sobre el derribo de un avión de guerra.

En este contexto, el ministro de Exteriores, Redwan Hussein, afirmó el jueves que la caída de Mekelle era inminente. "Nuestras fuerzas de defensa están avanzando y se acercan a Mekelle. Hay varias ciudades que han caído", dijo.

Las autoridades de Tigray han señalado que los combates están activos en cuatro frentes y el presidente de la región y líder del TPLF, Debretsion Gebremichael, resaltó el jueves que se habían registrado ataques aéreos en la capital, según la agencia de noticias Bloomberg.

Por su parte, las autoridades de la región de Amhara han denunciado durante la jornada el disparo de proyectiles desde Tigray, si bien han manifestado que no han causado víctimas, tal y como ha recogido la cadena de televisión británica.

En otro orden de cosas, las autoridades etíopes han anunciado la retirada de las credenciales a un periodista de la agencia británica de noticias Reuters, según la agencia alemana DPA.

"Medios internacionales como la BBC, Deutsche Welle y Reuters recibieron una carta de advertencia, pero no rectificaron sus errores, ha dicho Wondwossen Andualem, quien encabeza la Autoridad de Comunicación de Etiopía, antes de agregar que un periodista de Reuters ha quedado sin autorización para seguir trabajando sobre el terreno.

NEGATIVA A NEGOCIAR

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, anunció el 5 de noviembre el inicio de una ofensiva contra el TPLF en respuesta a un ataque del grupo contra una importante base del Ejército en la capital regional, y tras meses de distanciamiento entre esta formación y el Ejecutivo central.

El primer ministro ha defendido hasta la fecha que no habrá negociaciones hasta que la "junta" del TPLF se rinda, mientras las fuerzas gubernamentales han logrado avanzar en los últimos días en varios frentes hacia Mekelle.

En este sentido, el embajador estadounidense en Etiopía, Michael Raynor, dijo el jueves que había contactado con Abiy y Debretsion durante la última semana y vio "un firme compromiso con la continuación del conflicto militar". "Ninguna de las partes siente que pueda articular una base para una solución negociada o mediada", manifestó.

El vicesecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Africanos, Tibor Nagy, manifestó durante el mismo acto con Raynor que "no hay equivalencia" entre el Gobierno central y Tigray. "No son dos estados soberanos luchando entre ellos", puntualizó.

"Esto es una facción del Gobierno que gestiona una región en Etiopía que ha decidido iniciar hostilidades contra el Gobierno central y no ha logrado, desde mi punto de vista, el efecto que pensaba que iba a obtener", remachó, según la transcripción facilitada por el Departamento de Estado.

LAS TENSIONES CON EL TPLF

La escalada bélica ha sido la culminación de un pulso que comenzó con la llegada al poder de Abiy, como primer oromo jefe de Gobierno. El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias.

Apartado del poder, el TPLF ha visto en las reformas acometidas por Abiy, en particular las relativas a abusos de Derechos Humanos y de reconciliación con grupos armados entre otros, como una 'caza de brujas' contra sus dirigentes, los cuales se vieron en muchos casos apartados de los cargos que ocupaban.

La ruptura definitiva la marcó la creación del Partido de la Prosperidad a finales de 2019 por parte de Abiy para dejar atrás al EPRDF. Todos los partidos que integraban la alianza gobernante, y algunos más en su órbita, se sumaron a la nueva formación, con la excepción del TPLF, lo que también dejó al partido al margen de la toma de decisiones en el Gobierno federal.

Así las cosas, el TPLF siguió adelante con el plan de celebrar elecciones en Tigray en septiembre pese a que la comisión electoral había decidido el aplazamiento de las generales al próximo año por la pandemia y a las presiones del Gobierno para que no siguiera adelante con sus planes. Posteriormente, anunció que no reconocía al Gobierno central.

Contador