Publicado 06/07/2020 22:18CET

Etiopía.- Etiopía denuncia un ataque por parte de un grupo oromo durante las protestas por el asesinato de un cantante

Etiopía.- Etiopía denuncia un ataque por parte de un grupo oromo durante las pro
Etiopía.- Etiopía denuncia un ataque por parte de un grupo oromo durante las pro - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Etiopía han denunciado este lunes que una facción del Frente de Liberación Oromo (OLF) lanzó un ataque durante el fin de semana en la región de Amhara, en el marco de las protestas desatadas en el país tras el asesinato del cantante oromo Hachalu Hundessa.

El presidente de la región de Amhara, Temesgen Tiruneh, ha indicado que el OLF-Shane coordinó el ataque en un intento por hacerse con el control de la zona de Dewiha y ha agregado que el comandante del grupo que encabezó la ofensiva murió en los enfrentamientos.

Asimismo, ha señalado que este grupo atacó un hotel en la localidad de Bati, incidente que se saldó con cinco heridos, antes de agregar que los incidentes se han saldado con un número no determinado de detenidos, según ha informado el portal etíope de noticias Borkena.

Las palabras de Temsegen han llegado un día después de que el subcomisario de la Policía de Oromía, Girma Gelan, cifrara en 166 los muertos --incluidos once agentes-- en los disturbios desencadenados tras la muerte de Hachalu.

Las autoridades de la región etíope de Oromía firmaron en enero de 2019 un acuerdo de reconciliación con el OLF que incluye la desmovilización de los miembros de este grupo armado, en el marco de la campaña de reformas iniciada por el primer ministro, Abiy Ahmed.

El líder del OLF --una organización considerada como terrorista hasta unos meses antes--, Dawud Isa, regresó en septiembre de 2018 de su exilio junto a varios dirigentes más en el marco del proceso de reconciliación abierto tras la llegada al poder de Abiy en abril de ese año.

El OLF estuvo luchando durante décadas por la secesión de la región de Oromía, pero el pasado agosto anunció que renunciaba a la lucha armada, aceptando la oferta de amnistía del primer ministro.

Los oromos son la etnia mayoritaria en Etiopía pero tradicionalmente habían estado marginados del poder, lo que provocó en los últimos años violentas protestas que dejaron cientos de muertos y que en último término fueron uno de los motivos de la dimisión del primer ministro, Hailemariam Desalegn, en febrero de 2018. Abiy es el primer jefe de Gobierno oromo que tiene el país.

Abiy denunció el 3 de julio que detrás de las protestas por el asesinato de Hachalu hubo un intento de "provocar una guerra civil y violencia intercomunitaria", sin acusar directamente a ningún grupo en concreto.

Así, manifestó que los "autores y actores" de los incidentes buscaban "impedir el camino hacia la paz, la democracia y la prosperidad en general" y destacó que estos supuestos planes para desatar una guerra civil están activos "desde hace un tiempo" y están siendo coordinados a través de los medios y las redes sociales "por los que saben que de otra forma no puedan ganar".

De esta forma, destacó que el Gobierno investigará los incidentes para desvelar a los que han participado "de forma directa o indirecta". "En este proceso legal, como en el pasado, no arrancaremos uñas, enclaustraremos a la gente o la torturaremos para investigar", prometió.

"Tenemos que demostrar que nadie está por encima de la ley, que nadie, al margen de los medios pacíficos y democráticos, puede hacer que nos arrodillemos. Tenemos que demostrar lo que es la guerra a los que no saben nada sobre ella pero quieren mostrarnos lo que es la guerrilla urbana", arguyó.

Por último, el primer ministro etíope apuntó que las autoridades se centrarán en evitar que se repitan los incidentes y que "junio sea usado para la agricultura y no para el luto", en referencia a estos incidentes y a la intentona golpista de 2019 en la región de Amhara.

ACUSACIÓN CONTRA VARIOS OPOSITORES

Por otra parte, la Policía Federal ha acusado a los destacados opositores Jawar Mohamed y Bekele Gerba de tratar de repetir la intentona golpista que tuvo lugar el 22 de junio de 2019 en Amhara, donde fallecieron decenas de personas, incluidos varios altos cargos.

La acusación se refiere al enfrentamiento en el que habrían participado 35 personas, entre ellos Jawar y Bekele --todos ellos ahora bajo custodia--, y que se saldó con la muerte de un miembro de las fuerzas de seguridad supuestamente a manos de miembros de la seguridad privada de Jawar.

Jawar, quien se ha distanciado de Abiy en los últimos meses y quien no ha descartado presentarse a las próximas elecciones presidenciales, es miembro del Congreso Federalista Oromo (OFC), del que Bekele es secretario general.

La capacidad de Jawar de organizar protestas en las calles de Etiopía desde su exilio en Estados Unidos ayudó a llevar al poder a Abiy en 2018, después de que el entonces primer ministro Hailemarian Desalegn presentara su dimisión.

Bekele ha sido arrestado en varias ocasiones por su papel en la organización de manifestaciones, incluidas las que estallaron en 2015 en Oromía contra la expropiación de tierras del pueblo oromo.

Los incidentes han tenido además lugar en medio del incremento de las tensiones en el país por el aplazamiento indefinido de las elecciones generales --previstas inicialmente para agosto-- a causa de la pandemia de coronavirus, lo que ha provocado una prórroga del mandato de los cargos electos, incluido el de Abiy.