Publicado 13/11/2020 16:32CET

Etiopía.- Etiopía retira unos 3.000 soldados de Somalia en plena escalada en Tigray

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - Tore Meek/NTB /dpa - Archivo

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Etiopía ha procedido a retirar a miles de los soldados que tiene desplegados en Somalia en apoyo del Gobierno del país vecino con el fin de poder emplearlos en la actual ofensiva militar en la región de Tigray en el norte del país.

En concreto, tres fuentes conocedoras del caso han indicado a Bloomberg que Etiopía ha procedido a retirar a unos 3.000 efectivos. De acuerdo con las fuentes, que no están autorizadas a hablar con la prensa, las tropas forman parte del contingente que el Ejército de Etiopía tiene desplegado en Somalia y no de la misión de la Unión Africana (AMISOM).

La noticia del repliegue etíope no ha sido confirmada por ahora ni por las autoridades etíopes ni por la somalíes, ni tampoco por la Unión Africa.

La salida de los militares etíopes se produce en un momento delicado para Somalia, ya que el país tiene prevista la celebración de elecciones parlamentarias en diciembre a las que seguirá en febrero la elección del presidente. El país del Cuerno de África se enfrenta a la persistente amenaza de Al Shabaab, el grupo terrorista vinculado a Al Qaeda, y en menor medida de Estado Islámico.

La decisión de Adís Abeba de reducir su contingente en suelo somalí se conoce además después de que hace unas semanas también se supiera que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había pedido planes para la retirada de las tropas estadounidenses de Somalia. Washington cuenta con entre 650 y 800 efectivos en este país, incluidos miembros de las fuerzas especiales que están entrenando al Ejército somalí.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, anunció el pasado 5 de noviembre el inicio de una ofensiva militar en Tigray contra el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF), que gobierna esta región, a raíz de ataques contra bases del Ejército en la misma.

Por el momento no hay mucha información sobre la situación en el terreno, ya que Adís Abeba ha interrumpido las comunicaciones con Tigray y está prohibida la entrada en la región, pero el Gobierno ha informado de al menos 550 combatientes del TPLF muertos. A su vez, Amnistía Internacional denunció un gran número de civiles muertos en una masacre ocurrida el lunes y presuntamente obra de personas próximas al TPLF.

La escalada es la culminación del pulso mantenido por Abiy desde su llegada al poder en abril de 2018 con el TPLF, que durante tres décadas fue el partido fuerte dentro de la coalición gobernante.

Desde entonces, el TPLF ha ido quedando marginado y se quedó al margen del Gobierno con su decisión de no sumarse al Partido Prosperidad lanzado por el primer ministro a finales de 2019. La celebración de elecciones en la región en septiembre pese a que habían sido aplazadas a 2021 en todo el país supuso otro nuevo punto de inflexión.

Contador