Publicado 02/04/2021 12:20CET

Etiopía.- El G7 y la UE piden un "proceso político inclusivo" que derive en elecciones y reconciliación en Etiopía

Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, interviene ante el Parlamento
Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, interviene ante el Parlamento - OFICINA DEL PRIMER MINISTRO DE ETIOPÍA - Archivo

Recalcan que la retirada de tropas de Eritrea "debe ser rápida, incondicional y verificable"

MADRID, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los países del G7 y la Unión Europea (UE) han pedido este viernes el inicio de un "proceso político inclusivo" que derive en elecciones y un proceso de reconciliación en Etiopía, tras la ofensiva militar lanzada en noviembre por Adís Abeba contra el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) en la región de Tigray (norte).

"Pedimos el fin de la violencia y el establecimiento de un proceso inclusivo claro que sea aceptable para todos los etíopes, incluidos los de Tigray, y que derive en elecciones creíbles y un proceso nacional amplio de reconciliación", han señalado en un comunicado conjunto.

Abiy reconoció la semana pasada por primera vez la entrada de fuerzas eritreas para apoyar al Ejército etíope en la ofensiva, al tiempo que afirmó que ha hablado con las autoridades de Asmara sobre las acusaciones contra sus soldados, sin dar más detalles.

Asimismo, los países del G7 y el Alto Representante de la UE para Política Exterior y Seguridad Común, Josep Borrell, han aplaudido además el anuncio del primer ministro, Abiy Ahmed, sobre la próxima retirada de las tropas eritreas desplegadas en Tigray. "Este proceso debe ser rápido, incondicional y verificable", han sostenido.

Los firmantes han mostrado además su "gran preocupación" por las denuncias sobre violaciones y abusos de los Derechos Humanos en Tigray y han condenado "el asesinato de civiles, la violencia sexual y de género, los ataques indiscriminados y el desplazamiento forzoso de residentes de Tigray y refugiados eritreos".

"Todas las partes deben ejercer la máxima contención, garantizar la protección de los civiles y respetar los Derechos Humanos y el Derecho Humanitario", han subrayado, antes de "reconocer" los "recientes compromisos" del Gobierno etíope de cara a la rendición de cuentas por parte de los responsables de los abusos.

En este sentido, han hecho hincapié en que "es esencial que haya una investigación independiente, transparente e imparcial" y han aplaudido el anuncio de Naciones Unidas y la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía (ECHR) para llevar a cabo una investigación conjunta en Tigray.

Por último, han reclamado a las partes que garanticen un acceso "inmediato y sin restricciones" a la ayuda humanitaria y han expresado su preocupación por "el empeoramiento de la seguridad alimentaria, con condiciones de emergencia en zonas extensas en el centro y el este de Tigray".

La ofensiva arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF contra una base del Ejército en la capital regional, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes, tras meses de tensiones entre el partido y el Gobierno central.

Contador