Publicado 03/03/2021 19:08CET

Etiopía.- El Gobierno etíope anuncia 21 arrestos por masacres durante el conflicto en Tigray y nuevas investigaciones

Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía
Archivo - Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía - MISTRULLI/FOTOGRAMMA/ROPI / ZUMA PRESS / CONTACTOP

ONG y periodistas podrán salir de zonas controladas por militares "bajo su propio riesgo"

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Oficina del primer ministro de Etiopía ha anunciado este martes que ha abierto varias investigaciones relacionadas con masacres llevadas a cabo durante la guerra civil con la región de Tigray y que ha detenido a 21 personas por los hechos ocurridos en la ciudad de Mai Kadra y Humera.

El Gobierno etíope ha asegurado que investigará "las violaciones de Derechos Humanos" y que, en paralelo, la Fiscalía General y la Comisión Etiope de Derechos Humanos realizarán también sus propias investigaciones independientes. Esta última entidad ha mostrado su disposición a trabajar con organismos internacionales.

Las autoridades han entrevistado a más de 250 testigos, lo que les ha permitido identificar a 200 sospechosos, aunque la mayoría han huido a Sudán, según el comunicado.

En Mai Kadra, el Ejecutivo ha acusado a jóvenes relacionados con la milicia del Frente para la Liberación Popular de Tigray (TPLF) --la otra facción envuelta en el enfrentamiento que estalló en noviembre-- de los hechos en los que fueron asesinados los civiles. La semana pasada, el Ministerio de Exteriores había anunciado otras 36 imputaciones por estos hechos.

Entre los detenidos, también hay personas relacionadas con incidentes en la ciudad de Himora, uno de los focos más intensos durante el conflicto.

Asimismo, también han anunciado que se investigará la masacre de Axum en la que, según Amnistía Internacional (AI), fuerzas eritreas mataron a más de 200 civiles en una operación conjunta con el Ejército etíope.

AYUDA HUMANITARIA Y PRENSA

El Gobierno también ha anunciado nuevos protocolos para que las organizaciones humanitarias tengan acceso "sin trabas" al territorio, después de que algunas organizaciones internacionales denunciaran que no se les permitiera el acceso a zonas rurales.

Ahora, solo será necesario que notifiquen el viaje al Ministerio de Paz antes de hacerlo "bajo su propio riesgo".

En términos similares se ha manifestado sobre la situación de la prensa internacional, que tendrá que asumir el riesgo en caso de que salga de las estaciones controladas por el Ejército.

Asimismo, el Gobierno ha "advertido" a los periodistas de la "desinformación" que cuentan los testigos de Tigray y ha señalado que deben respetar la ley.

Las declaraciones sobre la situación de los periodistas llegan pocas horas después de la liberación de cuatro periodistas y traductores que habían sido detenidos.

La región de Tigray fue escenario de una ofensiva ordenada en noviembre por el primer ministro etíope, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque por parte del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) --que entonces gobernaba en la región-- contra una importante base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con numerosas víctimas entre los militares.

El líder del TPLF, Debretsion Gebremichael, acusó el martes a las autoridades de Etiopía de cometer "un genocidio" durante su ofensiva y pidió al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que "presione" a Adís Abeba para lograr la retirada de las "fuerzas invasoras", si bien las autoridades rechazan estas acusaciones.