Publicado 02/03/2021 09:43CET

Etiopía.- El líder del TPLF denuncia "un genocidio" en Tigray y pide a Biden que "presione" a Etiopía

Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El líder del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), Debretsion Gebremichael, ha acusado a las autoridades de Etiopía de cometer "un genocidio" durante su ofensiva en la región de Tigray (norte) y ha pedido al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que "presione" a Adís Abeba para lograr la retirada de las "fuerzas invasoras".

"Se han cometido todo tipo de actos de genocidio en Tigray, así que lo más importante es que se lleve a cabo una investigación", ha señalado Debretsion, en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión estadounidense CNN desde paradero desconocido.

"Están matando a nuestra gente en este país. Están matando a niños, a personas de todas las edades, y están cometiendo violaciones", ha dicho, tras las informaciones publicadas durante los últimos días en torno a varias matanzas en el marco de la ofensiva contra el TPLF en Tigray.

Testigos citados por la CNN afirmaron recientemente que soldados eritreos abrieron fuego en diciembre contra una iglesia en la localidad de Dengelat durante una misa y agregaron que decenas de personas murieron durante tres días de ataques en la ciudad.

Asimismo, la ONG Amnistía Internacional acusó el viernes a las fuerzas eritreas de perpetrar una matanza de más de 200 civiles durante su operación conjunta con el Ejército etíope para tomar la ciudad de Axum, en el norte del país.

"Queremos tener paz en esta región, en este país, por lo que queremos que (Estados Unidos) siga presionando (para la retirada) de fuerzas invasoras de Tigrat y el fin de las atrocidades, el genocidio y la destrucción", ha resaltado Debretsion durante su entrevista con la CNN.

"Necesitamos también ayuda humanitaria", ha afirmado. "Todo Tigray está en una crisis social y económica. Nuestra gente necesita ayuda, necesita apoyo humanitario. Es un llamamiento urgente. Necesitamos este impulso por parte del presidente (de Estados Unidos)", ha remachado.

El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, mostró el domingo su "preocupación" por "los informes sobre atrocidades en la región de Tigray" y reclamó la "retirada inmediata" tanto del Ejército de Eritrea como de las llamadas fuerzas especiales de la región de Amhara como "el primer paso esencial" para rebajar la intensidad del conflicto.

En respuesta, el Gobierno etíope rechazó las declaraciones de Washington y recalcó que "estos asuntos son responsabilidad única" de las autoridades del país. "Etiopía, como nación soberana, es responsable de desplegar las estructuras de seguridad necesarias y los medios disponibles para garantizar que se cumple la ley en todos los puntos dentro de sus fronteras", sostuvo.

Así, el Ministerio de Exteriores resaltó que el Ejecutivo "ha dejado clara" su postura sobre "los abusos de los Derechos Humanos y los crímenes supuestamente cometidos en la región de Tigray" y agregó que está "totalmente comprometido" con llevar a cabo investigaciones y llevar ante la Justicia a los responsables.

La ofensiva arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro, Abiy Ahmed, en respuesta a un ataque del TPLF --que entonces gobernaba en Tigray-- contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.