Publicado 31/01/2021 11:53CET

Etiopía.- El líder del TPLF reaparece en una entrevista para prometer que seguirá luchando contra el Gobierno etíope

Refugiados en Tigray
Refugiados en Tigray - ACNUR / ONU

Acusa al primer ministro Abiy de ordenar saqueos, violaciones y ejecuciones sumarias

MADRID, 31 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder del Frente para la Liberación del Pueblo Tigray (TPLF), Debretsion Gebremichael, ha reaparecido en una entrevista para asegurar que sus fuerzas seguirán combatiendo contra el Gobierno etíope a pesar de su derrota en la región de Tigray, bajo su control hasta noviembre del año pasado en la culminación de uno de los conflictos más cruentos de la historia reciente de país africano.

"Que sepan nuestros enemigos y nuestros amigos que, hasta que no nos hagamos con la victoria, no vamos a ninguna parte", ha declarado Gebremichael en una entrevista con el canal de televisión Dimitsi Weyane.

Esta es la primera vez en casi dos meses que Debretsion habla en público tras la derrota final en la capital de Tigray, Mekelle, y la posterior operación de caza y captura de varios altos cargos del TPLF en los últimos meses, que se ha saldado con la muerte entre otros del ex ministro de Exteriores Seyum Mesfin.

Sobre Debretsion, cuya identidad en la entrevista fue verificada por fuentes cercanas al dirigente a Bloomberg, pesan cargos de terrorismo y traición.

El líder del grupo llamó al pueblo de Tigray a seguir con la lucha con "una determinación todavía mayor y sin divisiones internas", y acusó al primer ministro del país, Abiy Ahmed, así como a fuerzas eritreas que estarían combatiendo del lado de las fuerzas etíopes, de ordenar saqueos, violaciones y ejecuciones.

Mientras, los combates persisten en la región de Tigray, en el norte de Etiopía, más de dos meses después del inicio del conflicto entre el Gobierno y las fuerzas del TPLF, según la ONU, que ha pedido a las autoridades que se aceleren los permisos para los trabajadores humanitarios con el fin de poder incrementar la asistencia a los más de dos millones de personas que la necesitan.

En su último informe de situación, la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) ha advertido de que las situación en Tigray, donde el Gobierno dio por concluida oficialmente su operación militar hace semanas, "sigue siendo inestable e impredecible", con enfrentamientos en varias zonas de la región y una situación "particularmente volátil en las zonas rurales".

Las informaciones recibidas desde terreno por la ONU indican que "los movimientos fuera de las carreteras principales son muy inseguros" y son frecuentes "las emboscadas y los asaltos", incluidos los vehículos de las organizaciones humanitarias. Además, también han sido asaltados dos campos de refugiados en la región.

Como resultado de la persistente inseguridad, hay problemas de acceso para las organizaciones humanitarias lo que a su vez impide que la población reciba la asistencia que requiere.

En este sentido, la OCHA ha resaltado que aunque se ha incrementado el envío de cargamentos con asistencia a Tigray, el personal que haría falta para aumentar la respuesta "no ha podido acceder a la región". Según ha precisado, hay al menos 74 trabajadores técnicos a la espera de recibir la autorización del Gobierno etíope, por lo que se está trabajando con las autoridades para lograr que el plazo sea de 48 horas y no de semanas, como está ocurriendo en algunos casos