Publicado 23/04/2021 14:57CET

Etiopía.- Más de un millón de personas siguen desplazadas por el reciente conflicto entre Etiopía y el TPLF

Desplazados y refugiados por el conflicto en Tigray (Etiopía)
Desplazados y refugiados por el conflicto en Tigray (Etiopía) - BYRON SMITH / GETTY IMAGES

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

Más de un millón de personas se encuentran todavía desplazadas por la ofensiva que el Ejército etíope, con la colaboración de Eritrea, comenzó a finales del año pasado contra los rebeldes del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés), en el norte de Etiopía, según las últimas estimaciones de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El análisis examina el recorrido de los habitantes de 178 localizaciones en el estado de Tigray, el epicentro de la ofensiva, así como en los estados de Afar y Amhara desde la emergencia del conflicto en noviembre de 2020.

Según la cuarta evaluación de la matriz de desplazamientos que emplea la OIM, hay ahora 1.000.052 desplazados internos en el estado de Tigray, 45.343 en Afar y 18.781 en Amhara. El patrón detectado por la agencia de la ONU para las migraciones deja a las claras que los desplazados se mueven guiados por la necesidad de "buscar ayuda humanitaria" y "obtener acceso a servicios esenciales".

La concentración más alta de desplazados se encuentra en la localidad de Shire, en el centro de Tigray, donde 445.309 personas, la mayoría del oeste y noroeste del estado, según la OIM, viven "en albergues colectivos superpoblados". Incluso la capital de Tigray, Mekelle, el gran objetivo de las fuerzas etíopes durante su ofensiva contra los rebeldes, acoge ahora mismo a 126.267 desplazados internos.

La OIM avisa de que al menos 75 localizaciones de desplazados internos llevan sin recibir ayuda alimentaria desde que comenzó el conflicto, un 80 por ciento de las cuales (es decir, unas 60) se encuentran en Tigray.

La comunidad internacional y numerosas ONG han alertado durante los últimos meses del catastrófico impacto que la ofensiva del Ejército etíope ha tenido sobre la población del norte de Etiopía, entre denuncias de atrocidades cometidas por las fuerzas etíopes y eritreas.

Alrededor de 1,4 millones de niños llevan más de un año sin acudir a la escuela en Tigray, y más de 3.000 niños no acompañados han sido identificados y registrados en el norte de Etiopía, según los datos de la ONU, que alerta además de episodios de violencia sexual contra las mujeres desplazadas por el conflicto a "un nivel de crueldad imposible de comprender", según la relatora especial de la ONU sobre violencia sexual en conflictos armados, Pramila Patten.

Contador