Publicado 03/09/2021 06:23CET

Etiopía.- La OCHA avisa de que se mantiene el "bloqueo" a la asistencia humanitaria en Tigray

Archivo - Protesta por el centro de Londres para protestar contra la guerra en la región de Tigray en Etiopía.
Archivo - Protesta por el centro de Londres para protestar contra la guerra en la región de Tigray en Etiopía. - TAYFUN SALCI / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Leaity informa de que solo hay una carretera disponible para las organizaciones humanitarias

MADRID, 3 Sep. (EUROPA PRESS) -

El coordinador en funciones de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) para Etiopía, Grant Leaity, ha avisado de que se mantiene el "bloqueo de facto" a la asistencia humanitaria en la región etíope de Tigray y solo se dispone de una carretera por la que se puede acceder para que las organizaciones lleven ayuda a la población.

"Aunque el acceso humanitario es ahora viable y en general seguro dentro de la mayor parte de Tigray, la región sigue bajo un bloqueo de facto a la ayuda humanitaria, donde el acceso para llevar ayuda humanitaria que salva vidas sigue siendo extremadamente restringido", ha lamentado en un comunicado.

En este sentido, ha precisado que solo hay una carretera de acceso, en la región de Afar, que los socios humanitarios pueden utilizar, si bien "los impedimentos logísticos y burocráticos, incluidos los largos retrasos en el despacho de los suministros humanitarios, dificultan enormemente el paso", ha incidido.

"Las existencias de ayuda de emergencia, dinero en efectivo y combustible son muy escasas o están completamente agotadas", ha continuado el coordinador, quien ha recordado que las reservas de alimentos ya se agotaron el 20 de agosto, mientras que se necesita que "cada día" entren en Tigray "un mínimo de cien camiones de alimentos, artículos no alimentarios y combustible" para mantener una "respuesta adecuada".

Por ello, ha alertado de que desde mediados de julio solo han entrado a la región alrededor del nueve por ciento de los 3.900 necesarios y "ni uno solo ha entrado desde el 22 de agosto".

"En la actualidad hay 172 camiones varados en Semera y una cantidad importante de suministros están almacenados en Yibuti, Adama y Kombolcha debido a las limitaciones administrativas federales y regionales", ha explicado, para recordar que se necesitan 6,5 millones de dólares (unos 5,5 millones de euros) para mantener las operaciones en la zona.

Ante la "imposibilidad" de hacer llegar niveles suficientes y sostenidos de suministros humanitarios, dinero en efectivo y combustible, la situación humanitaria en el norte de Etiopía, donde se ubica Tigray, empeorará "drásticamente", ha subrayado.

En especial, ha indicado que repercutirá en los 5,2 millones de personas de la región, el 90 por ciento de la población, que necesita "urgentemente" ayuda humanitaria.

"Millones de personas están a punto de pasar hambre, incluidos 1,7 millones de personas en las zonas limítrofes de las regiones de Afar y Amhara. Los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las nuevas madres también sufren niveles alarmantes de desnutrición (...), más de 100.000 niños en Tigray podrían sufrir desnutrición aguda severa con riesgo de muerte en los próximos doce meses", ha insistido.

Por último, ha reiterado que las partes del conflicto deben permitir y facilitar el "paso rápido y sin obstáculos" de la ayuda humanitaria para "evitar esta catástrofe en ciernes". "También deben respetar y proteger a todo el personal y los bienes humanitarios", ha remachado.

En particular, ha enfatizado, el Gobierno de Etiopía debe cumplir estas garantías, así como eliminar los impedimentos burocráticos y promover la agilización del despacho de los suministros humanitarios y la simplificación de los procedimientos administrativos relacionados con las operaciones de ayuda.

"También se insta al Gobierno de Etiopía a restablecer los servicios esenciales, como la electricidad, las comunicaciones y los servicios bancarios, así como el flujo de productos comerciales esenciales en Tigray", ha concluido.

La ofensiva del Ejército etíope contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Tras ello, las fuerzas etíopes, que contaron con el apoyo de tropas eritreas y las fuerzas especiales de Amhara, lograron tomar Mekelle e imponer una autoridad interna, si bien finalmente han terminado cediendo terreno, lo que llevó a Etiopía a anunciar el alto el fuego aduciendo razones humanitarias.

Contador