Publicado 28/05/2021 07:40CET

Etiopía.- La ONU denuncia la "detención arbitraria y palizas" por parte de soldados a más de 200 desplazados en Tigray

Desplazados internos alojados en una escuela secundaria de Mekelle, en Tigray
Desplazados internos alojados en una escuela secundaria de Mekelle, en Tigray - OIM ETIOPÍA

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La coordinadora humanitaria de Naciones Unidas en Etiopía, Catherine Sozi, ha condenado "la detención arbitraria, las palizas y otras formas de maltrato" por parte de soldados de más de 200 ciudadanos "durante las incursiones militares en los lugares de desplazamiento interno en la región de Tigray".

Los incidentes habrían tenido lugar durante la noche del 24 de mayo, según ha informado el portavoz de la ONU, Stéphane Dujarric, y los lugares afectados serían Tsehaye y Adi Wonfito, en la ciudad de Shire, que en total acogen a 12.000 desplazados internos.

Frente a este actuar de los soldados, Sozi ha pedido la "liberación inmediata" de todas las personas que han sido detenidas arbitrariamente y ha demandado que "las graves violaciones del derecho internacional humanitario y de los Derechos Humanos" sena investigadas "sin demora", y sus autores "llevados ante la justicia".

En este contexto, la ONU se ha ofrecido a colaborar con los mandos militares para garantizar la protección de los civiles.

La situación humanitaria y el acceso humanitario a la región de Tigray "sigue siendo un reto", ha incidido Dujarric durante una rueda de prensa, y en la mayor parte de la zona central, la más poblada de la zona que cuenta con unos 1,8 millones de personas, sigue siendo "en gran medida inaccesible".

Mientras que a los lugares a los que los trabajadores humanitarios han logrado acceder, "la situación es terrible", con escasez de alimentos, mal funcionamiento del sistema de agua, falta de electricidad y falta de servicios de salud. A todo esto se suma la inseguridad alimentaria, que también "es alarmante", con un alto riesgo de desnutrición aguda masiva en los próximos meses si no se aborda inmediatamente, ha alertado el portavoz de la organización.

En este contexto, los socios humanitarios están ampliando "gradualmente" su respuesta, gracias a lo que el número de personas atendidas desde el 27 de marzo asciende a más de 2,2 millones de personas, de los 5,2 millones previstos. No obstante, "todavía tenemos una brecha bastante grande", ha concluido Dujarric.

Para poder hacer frente a la situación, la ONU sigue pidiendo "un acceso seguro, sin obstáculos y sostenido para ampliar la respuesta humanitaria y ayudar a todas las personas necesitadas", además de más financiación "urgente".

Contador