Publicado 12/11/2021 23:31CET

Etiopía.- La ONU denuncia el nuevo arresto de unos de sus trabajadores por parte de las autoridades de Etiopía

El portavoz de la ONU, Farhan Haq.
El portavoz de la ONU, Farhan Haq. - LEV RADIN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de Naciones Unidas, Farhan Haq, ha denunciado este viernes la detención nuevamente de uno de sus trabajadores por parte de las autoridades etíopes, que ya había sido arrestado con anterioridad.

"Hasta donde sabemos, ninguna de las nueve personas detenidas ha sido puestas en libertad, pero sabemos que ahora también se ha detenido a una décima persona", ha señalado en referencia al grupo de trabajadores de la ONU arrestados esta semana junto a más de 70 conductores subcontratistas por la organización.

"Estamos abriendo todas las puertas que podemos, pero no hemos logrado el progreso que nos hubiera gustado", ha reconocido el portavoz de Naciones Unidas, organización que tiene actualmente 2.398 empleados locales, 1.077 internacionales y otros 4.957 dependientes en Etiopía.

En un mensaje enviado esta semana, la oficina había cifrado en 72 los detenidos en Semera, capital de la región de Afar, y había resaltado que todos ellos habían sido subcontratados por el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Por el momento no han trascendido más detalles sobre lo sucedido.

El portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, denunció el martes la detención de 16 trabajadores de la ONU en Adís Abeba y agregó que habrían podido ser arrestados en medio de redadas contra personas procedente de Tigray en medio del estado de emergencia decretado la semana pasada por el Gobierno.

El Parlamento etíope aprobó la semana pasada el estado de emergencia decretado por el Gobierno ante los avances del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) en el norte del país. Por su parte, las autoridades de Adís Abeba instaron a los ciudadanos a armarse y proteger los barrios.

El conflicto comenzó el 4 de noviembre de 2020 cuando Abiy ordenó una ofensiva militar en represalia por el ataque a la base del Ejército en Mekelle tras meses de tensiones entre el TPLF y el Gobierno central en torno al aplazamiento de las parlamentarias, finalmente celebradas en junio y en las que Abiy logró una victoria aplastante ante los llamamientos al boicot y la falta de votación en varias zonas --entre ellas Tigray-- por la inseguridad.

Sin embargo, el TPLF logró importantes avances en junio que le permitieron recuperar Mekelle, tras lo que Abiy anunció un alto el fuego unilateral citando motivos humanitarios, rechazado por el grupo, que expandió su ofensiva a las adyacentes regiones de Amhara y Afar, haciendo temer una propagación de la guerra al resto del país.

Contador