Publicado 09/10/2021 09:31CET

Etiopía.- El primer ministro etíope acepta la mediación de Sudán del Sur en el conflicto con el TPLF

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed
El primer ministro etíope, Abiy Ahmed - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 9 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha aceptado la propuesta de la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo para África Oriental (IGAD), para que el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, medie en el proceso para resolver el conflicto armado con los rebeldes del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) que estalló en noviembre del año pasado.

Así lo confirmó el portavoz de la Presidencia sursudanesa, Ateny Wek Ateny, en declaraciones recogidas por la radio de Naciones Unidas en Sudán del Sur, Miraya FM. "El primer ministro etíope ahora aceptó la propuesta de la IGAD que pedía al presidente Salva Kiir Mayardit mediar en la conversación entre el gobierno de Etiopía y los hermanos de Tigray", confirmó.

El proceso comenzará en próximas fechas, según el portavoz, sin dar más detalles más allá de que la mediación fue confirmada durante la visita de Kiir a la investidura de Abiy para un segundo mandato, el pasado 4 de octubre.

En septiembre, el primer ministro de Sudán y también presidente de la IGAD, Abdalá Hamdok, describió a Kiir como la persona adecuada para el puesto por su conexión personal y sus relaciones con los líderes etíopes.

"El presidente de la IGAD solicitó al presidente Kiir que fuera a Etiopía creyendo que es la persona adecuada para mediar en el conflicto etíope. Hamdok dijo que Kiir era la persona adecuada para mediar en las conversaciones entre Addis Abeba y el gobierno regional en Tigray", según el ministro de Información de Sudán del Sur. Michael Makuei, en declaraciones recogidas por el 'Sudan Tribune'.

La región del norte de Etiopía ha sido sacudida por la violencia desde noviembre de 2020, cuando Abiy envió tropas a Tigray para contener las actividades del entonces gobernante TPLF.

Su respuesta resultó en un conflicto a gran escala que desplazó a unos 2,1 millones de personas en Tigray. Además, hay 250.000 personas en la región de Amhara y 112.000 desplazados internos según las autoridades locales y la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA).

Todavía no está claro si los rebeldes se sentarán a esta mesa de negociaciones.

Contador