Publicado 08/11/2021 14:31CET

Etiopía.- El primer ministro de Etiopía pide "unidad" ante "un periodo turbulento" por los avances del TPLF

Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro etíope, Abiy Ahmed - JU PENG / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha hecho este lunes un llamamiento a la "unidad" ante un "periodo turbulento", en medio de los avances del Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) en el norte del país, lo que ha hecho temer con un avance rebelde hacia la capital, Adís Abeba.

"Superar un periodo turbulento es una marca de resiliencia nacional", ha dicho Abiy a través de su cuenta en la red social Twitter. "Al ser puestos a prueba en muchos frentes, nuestra voluntad popular para seguir adelante en nuestro camino nos ha fortalecido", ha señalado.

"Pese a todos los intentos para retenernos, sigamos avanzando con unidad", ha manifestado el primer ministro, quien ya el domingo dijo que "la belleza de Etiopía está en la unidad". "Cuando estamos juntos podemos superarlo todo", argumentó.

Las palabras de Abiy llegan después de que un total de nueve grupos, entre ellos el TPLF y el Ejército de Liberación de Oromía -- escindido del Frente de Liberación Oromo (OLF) tras el acuerdo de paz de 2018 y aliado del TPLF--, anunciaran la semana pasada la creación de una nueva alianza para lograr "una transición segura en el país" ante "las múltiples crisis a las que hace frente el país africano.

El Parlamento etíope aprobó la semana pasada el estado de emergencia decretado el martes por el Gobierno. Por su parte, las autoridades de Adís Abeba instaron el mismo martes a los ciudadanos a armarse y proteger los barrios ante el avance de los rebeldes.

El 3 de noviembre publicada una investigación conjunta de Naciones Unidas y la Comisión de Etiopía para los Derechos Humanos (EHRC) que presentó "motivos razonables" para creer que todas las partes implicadas en el conflicto en Tigray han cometido violaciones de los Derechos Humanos y contra la ley de refugiados, algunos de los cuales podrían equivaler a crímenes de guerra y contra la humanidad.

El conflicto comenzó el 4 de noviembre de 2020 cuando Abiy ordenó una ofensiva militar en represalia por el ataque a la base del Ejército en la capital de Tigray, Mekelle, tras meses de tensiones entre el TPLF y el Gobierno central en torno al aplazamiento de las parlamentarias, finalmente celebradas en junio y en las que Abiy logró una victoria aplastante ante los llamamientos al boicot y la falta de votación en varias zonas --entre ellas Tigray-- por la inseguridad.

Sin embargo, el TPLF logró importantes avances en junio que le permitieron recuperar Mekelle, tras lo que Abiy anunció un alto el fuego unilateral citando motivos humanitarios, rechazado por el grupo, que expandió su ofensiva a las adyacentes regiones de Amhara y Afar, haciendo temer una propagación de la guerra al resto del país.

Contador